Acerca de Carlos Calla Huayapa

Profesor, MBA, Educator Community Influencer, Microsoft Innovative Educator.

5 Formas de ayudar a los estudiantes a automotivarse

niña-música“Desearía que mis estudiantes se preocuparan más” Muchos profesores – jóvenes y veteranos – lo han dicho o al menos lo han sentido. Trabajamos duro para motivar a nuestros estudiantes pero ¿cómo ayudar nosotros a que ellos se auto motiven?

Hemos estado leyendo el libro de Larry Ferlazo “ Helping Students Motivate Themselves: Practical Answers to Classroom Challenges ” y compartimos estos cinco tips para ayudar a nuestros estudiantes desarrollar su motivación intrínseca.

Alentar a los estudiantes a tomar riesgos

Muchos de nosotros no disfrutamos cometiendo errores y menos aún en público. Como resultado, a menudo evitamos enfrentar nuevos desafíos. Entonces, como alentamos a nuestros estudiantes a tomar riesgos por si mismos? Según Ferlazzo podemos empezar omitiendo los halagos. Frases como: “June, tu eres muy inteligente” parece inocuo incluso útil, pero en realidad, centra la atención de nuestros estudiantes a mantener una imagen, no en llevarlos a nuevos límites. En lugar de alabarlo, alaba acciones específicas. Diciendo cosas como: “haz trabajado muy duro hoy” o “ tu oración comunica la idea principal muy bien” puede, como Ferlazzo sugiere: “hace que los estudiantes tengan más control de sus éxitos, y este hacer bien es menos dependiente de su inteligencia natural”

Construir relacionesniña-papá

La investigaciones continúan para encontrar la conexión entre relaciones profesor-estudiantes positivas y éxitos académicos. Hay muchas maneras en que podemos fomentar las relaciones más significativas con los estudiantes, pero tal vez el mejor lugar para comenzar es con nosotros mismos. Ferlazzo sugiere que demos un paso atrás y consideremos como pensamos y hablamos a nuestros estudiantes.

Usar un lenguaje negativo para describir un comportamiento desafiante a menudo distorsiona la forma en que lo vemos. Si etiquetamos a los estudiantes a quienes vemos desmotivados o desencajados como “testarudos” o “flojos”, entonces nuestra reacción a estos estudiantes será, más a menudo que no, negativa. Sin embargo, si nosotros vemos a ese mismo estudiante como “empeñado” o “persistente” vamos a tener más probabilidad de transmitir respeto.

Utilizar aprendizaje cooperativo

Las conferencias son, por su propia naturaleza, las actividades pasivas. Claro, los estudiantes pueden tomar notas o hacer preguntas ocasionales pero las ponencias hacen muy poco para desarrollar la motivación intrínseca de los alumnos.
Mientras Ferlazzo no está sugiriendo que desechemos las conferencias por completo, él nos anima a mantenerlos al mínimo. En lugar de dar conferencias, hay que encontrar maneras de incorporar el aprendizaje cooperativo en las lecciones. Estos pueden ser tan básicos como “piensa-juntate-comparte” (think-pair-share) o más ambiciosa como problema y el aprendizaje basado en proyectos.

Establezca expectativas específicas

???????????

Aquí hay un tip de Robyn Jackson. Muy a menudo lo que parece ser la resistencia de los estudiantes es en realidad la confusión sobre nuestras peticiones vagas. Considere la diferencia entre lo siguiente:
• Te esforzaras más para prestar atención en clase?
• Durante la clase, quiero que mantengas la cabeza fuera del escritorio, mantengas los ojos abiertos puestos en mí, y pon todo tu material sobre el escritorio.
Nota la forma de la primera, carece de instrucciones específicas, no da al estudiante una idea clara de lo que se espera del él o ella. Siempre da a tus estudiantes pasos concretos para hacer la actividad.

Crear oportunidades para que los estudiantes tomen decisiones

La mayoría de nosotros estamos motivados cuando sentimos que tenemos el control sobre nuestro entorno. Invite a los estudiantes a tener una voz en las decisiones del aula-donde se sienten, en día prueba, en el orden en que estudian las unidades, o incluso cuando una planta se deben colocar en el salón de clases – puede ayudar a desarrollar una mayor sensación de control.

Traducido por: Instituto Maestro21 (LCR)
 

Maestro21.org

[recent_posts style=»1″ posts_num=»5″][/recent_posts]

Las Ranitas, Juego de Razonamiento

Amigos de Maestro21,

En este desafío tendrás que pasa las ranas de la derecha a la izquierda y viceversa.
Recuerda que solo pueden moverse hacia adelante a una piedra vacia o saltar sobre otra rana a la piedra siguiente.

Éxitos 

Aquí en otro modelo

www.Maestro21.org

20 claves educativas para el 2020

Por: Camila Alicia Ortega Hermida

Fundación Telefónica creó un reporte llamado «20 Claves Educativas para el 2020»,  donde se contesta a la pregunta ¿cómo debería ser la educación del siglo XXI? Compartimos los principales hallazgos.

 

claves_Educativas_2020Tras una investigación de 18 meses, iniciada en el 2012, la Fundación Telefónica, división de la multinacional de telecomunicaciones que se encarga de canalizar la acción social y cultural de la compañía, creó un informe que expone algunos de los cambios que deben realizarse en la educación para adaptarse a las necesidades sociales, económicas y tecnológicas del siglo XXI.

Dentro de la investigación, se definieron 20 claves, que de acuerdo con los insights obtenidos, determinarán el futuro de la educación en la próxima década. A continuación presentamos un resumen de los aspectos más importantes de cada uno de estos veinte puntos.

1. La educación de las nuevas generaciones debe estar enfocada en formar a los ciudadanos del siglo XXI, los cuales tienen que ser creativos, emprendedores, críticos; estar familiarizados con el entorno digital, contar con habilidades interpersonales y adaptarse fácilmente a distintos ámbitos laborales.

2. Es importante que dentro del sistema educativo se incluyan políticas públicas regionales que promuevan la inclusión social y den paso al desarrollo sostenible.

3. Es fundamental que las instituciones educativas integren la cultura digital en su pedagogía y en el currículo base, para que se conviertan en líderes que promueven el uso de las TICs en los procesos de aprendizaje.

4. Promover una inteligencia colectiva, basada en la colaboración y las posibilidades que ofrece la sociedad digital.

5. Es importante combinar tres claves para integrar de manera adecuada las TICs a la educación, que son: conocimiento profundo de los contenidos académicos; dominio de las competencias pedagógicas; y manejo y aplicación de las herramientas digitales. Esto con el objetivo de afirmar que la tecnología amplía las posibilidades de la enseñanza.

6. La llegada de las TICs al aula de clase transforma la metodología de evaluación de los docentes, pues no debe centrarse únicamente en calificar la adquisición de contenidos sino en el dominio de las habilidades del siglo XXI, dentro de las cuales se encuentra el pensamiento crítico, la colaboración, la comunicación interpersonal, entre otras.

7. Es importante tener en cuenta que no todos los estudiantes son nativos digitales, y educar a aquellos que no están cien por ciento familiarizados con las tecnologías de la información y la comunicación.

8. Es importante que se generen condiciones que ayuden a desarrollar la creatividad de los alumnos, que se pase de un sistema educativo basado en el control a uno donde lo primordial sea el empoderamiento de los estudiantes.

9 La educación social y emocional debe ocupar un lugar privilegiado en los sistemas pedagógicos, con el objetivo de que los alumnos alcancen un bienestar óptimo en todos los ámbitos de su vida.

10. Se plantea a la educación como una colaboración necesaria entre la familia, la escuela y la comunidad.

11. El liderazgo de las instituciones educativas debe enfocarse en la mejora de los docentes, enfocándose en la pedagogía, más allá de la simple burocracia, y teniendo como objetivo principal lograr las metas colectivas.

12. Es importante replantear el currículo académico apoyado por las herramientas digitales, que tenga como objetivo desarrollar competencias como la autonomía, la adaptación, el manejo de la información, entre otras.

13. La educación deberá enfocarse en los intereses personales de cada estudiante, partiendo de los conocimientos que ya sabe y teniendo en cuenta los errores que ha cometido para guiar el proceso de aprendizaje.

14. El rol del maestro o docente se transforma, dando paso a una figura que oriente y apoye al alumno, generando condiciones aptas para que el estudiante construya sus conocimientos de manera activa y autónoma.

15. Se entiende nuevamente a la educación en su sentido amplio, es decir, todo lo que involucra, más allá de su consideración como escolarización.

16. El reto de la educación futura es considerar los beneficios de todos los ámbitos educativos, bien sean formales e informales en zonas rurales o urbanas.

17. El aprendizaje del siglo XXI debe enfocarse no solamente en los contenidos, sino en la interacción con dicho material, donde se agreguen, se remezclen y se pongan en práctica los conocimientos a través de la red.

18. Los currículos académicos deberán hacerse de manera colaborativa entre la sociedad y las instituciones educativas, con el objetivo de que puedan ser adaptados a las demandas y los requerimientos del momento.

19. El sistema educativo del siglo XXI debe enfocarse en formar no sólo profesionales, sino también ciudadanos que sean capaces de desenvolverse en distintos ámbitos sociales.

20. La sociedad tendrá que diseñar cómo quiere que sea la educación del siglo XXI y cuál es la tecnología que va a complementar los procesos de aprendizaje, que debe ser escogida en el momento de la implementación de una nueva metodología, debido a los avances tecnológicos acelerados.

La amplia investigación realizada por la Fundación Telefónica es muestra de cómo el futuro de la educación se está convirtiendo en un estudio obligado para diferentes multinacionales de distintos sectores, que buscan con sus propuestas aportar a la construcción de un aprendizaje basado en la colaboración, el apoyo de las herramientas digitales y la educación social y emocional, con la finalidad de crear profesionales y ciudadanos que serán los agentes de cambio que el día de mañana transformarán el ámbito laboral y social. (informe completo

¿Quieres conocer más sobre el futuro de la educación? ¡Únete a nuestra comunidad!


Fuente: Youngmarketing.co

 www.Maestro21.org

 

¿Cómo lee nuestro Cerebro?

Nuestro cerebro no está cableado para leer. La lengua escrita es un invento. Un invento que, en las palabras del poeta Francisco de Quevedo, nos permite: “escuchar con los ojos a los muertos”. Y en el Siglo XXI, la habilidad para comprender lo que leemos se ha convertido en la competencia académica y laboral más básica de todas. Si nuestros estudiantes no comprenden lo que leen, es  poco lo que se puede hacer para mejorar su desempeño en el resto de áreas del conocimiento como las matemáticas, las ciencias naturales y sociales. Los estudiantes tienen que aprender bien a leer para después poder leer para aprender.

La lengua escrita es una invención más o menos reciente que, básicamente, consiste en la transcripción codificada, aunque imprecisa, de nuestro lenguaje oral. Y no es sólo un invento nuevo; es un invento que pocas civilizaciones lograron. Aunque todos los grupos humanos tienen un lenguaje oral, solo unos pocos lograron codificarlo en un sistema escrito (unos 200 de unos 6.000 lenguajes). La evidencia arqueológica muestra que los primeros en lograrlo fueron los Sumerios y, luego, los Egipcios y los Babilonios (entre 3200 y 2400 AC). En las Américas, la única cultura precolombina que desarrolló un sistema escrito completo fue la de los Mayas, entre 200 y 300 AC (hallazgos recientes apuntan a que pudo ser antes).

El lenguaje oral, por el contrario, está en nuestro ADN. Nacimos para hablar; es “instintivo”. Este “instinto del lenguaje”, según Pinker, es una exitosa adaptación biológica que quedó genéticamente codificada en nuestro cerebro y que solo se ha descubierto en nuestra subespecie, homo sapiens. Los expertos estiman que surgió hace unos 150.000 años en un grupo de homínidos que habitaban en el este africano y que luego se esparcieron por el resto de la tierra.

Aprender a leer conlleva lo que Stanislas Dehaene, un neuro-cientista cognitivo francés, denomina “reciclaje neuronal”. Esto consiste en un proceso mediante el cual amplias áreas de nuestro cerebro comienzan a realizar funciones para las cuales no evolucionaron.

Nuestro cerebro, al nacer, no cuenta con áreas o circuitos neuronales específicamente dedicados a la lectura; aprender a leer altera la arquitectura cerebral y genera nuevas conexiones en áreas que, antes del aprendizaje de esta nueva habilidad, no se comunicaban.

CEREBRO-MANOSEl cerebro utiliza un complejo entramado de circuitos para leer, ubicados en su mayoría en el hemisferio izquierdo. El proceso de lectura comienza en el lóbulo occipital, área encargada  de reconocer los estímulos visuales, como las caras y las formas. Allí se dan los primeros grandes cambios neuronales, pues la corteza visual se especializa aún más y se vuelve más precisa para poder reconocer las letras. La información visual continua luego a un área queDehaene denomina “la caja de las letras”, en la que se concentra el conocimiento de las letras aprendidas. De este punto el estímulo viaja a, cuando menos, dos redes neuronales: una que va al significado de la palabra, y otra a la pronunciación y la articulación. Leer consiste en reconocer las letras y como se combinan en palabras y, luego, cómo se conectan con los sonidos que producen y su significado. Es así como leer no es únicamente un proceso visual, como se creyera en algún momento. Es también un proceso auditivo.  Quevedo tenía razón. Literalmente, “escuchamos con los ojos a los muertos.”

Un cambio importante que se da en el cerebro es en la “la caja de letras”, un área que se activa solamente en las personas que saben leer. Y se activa, además, solo para aquellas letras que uno reconoce como propias de su lenguaje. Dehaene explica que, por ejemplo, esta área del cerebro no se activará cuando una persona que solo lee en español, “lee” grafías de otros idiomas que desconoce, como Coreano. En el siguiente diagrama, Dehaeneexplica cómo se interrelacionan, bidireccionalmente, las áreas del cerebro encargadas del lenguaje oral y del reconocimiento de estímulos visuales. Las áreas verdes y anaranjadas ya existen en el cerebro de los niños que aún no saben leer, y son utilizadas para el lenguaje oral. El aprendizaje de la lectura consiste entonces en lograr conexiones bidireccionales entre las áreas del lenguaje oral y las áreas a cargo del procesamiento visual.

Brain-Spanish

Pueden encontrar una excelente explicación sobre el tema del propio Stanislas Dehaene en el video  “Cómo el cerebro aprende a leer”. Dehaene es profesor de sicología cognitiva experimental del College de France y es uno de los expertos más reconocidos en su campo. La presentación sólo está en inglés, desafortunadamente. Como fuente bibliográfica les recomiendo el libro “Reading in the Brain” (2009) del mismo autor, también disponible en francés como “Les Neurones de la Lecture” (2007). Según me han informado, Siglo XXI Editores (Argentina), está próximo a publicar la traducción al español en 2014. También les recomiendo el libro “El Instinto del Lenguaje” (The Language Instinct) de Steven Pinker, que ofrece una explicación magistral sobre la evolución del lenguaje y el lenguaje como instinto humano.

Ahora que sabemos cómo nuestro cerebro aprende a leer, ¿hay algún método o métodos para la enseñanza de la lectura que sean más efectivos? ¿Hay alguno que no lo sea? ¿Qué métodos se utilizan en nuestras aulas de clase? ¿Toman en cuenta lo que sabemos del cerebro humano sobre cómo se aprende a leer? ¿Qué países están cambiando sus currículos con base en lo que hoy sabemos del cerebro lector?

Las respuestas de estas preguntas serán motivo de nuestra siguiente entrega. Sin embargo, quiero dejar un pequeño adelanto: Costa Rica es uno de los primeros países en la región que ha modificado su currículo para la enseñanza de la lectoescritura en los primeros grados. Bajo el liderazgo delMinistro Leonardo Garnier, el Consejo Superior de Educación Pública aprobó una de las más importantes reformas en la enseñanza del Español para los tres primeros grados de primaria, basados en los últimos descubrimientos sobre cómo el cerebro aprende a leer.

El la Web del DR. NSE. Carlos A. Logatt Grabner encontramos que 

La escritura tiene aproximadamente 5000 años de existencia y este tiempo es, desde el punto de vista de la evolución, demasiado corto como para permitir que nuestro cerebro haya mutado para adaptarse a esta nueva necesidad de leer y escribir.

Una posible solución a este enigma es considerar que las letras que conforman las palabras de los diferentes idiomas han evolucionado para acomodarse a condiciones o cualidades ya presentes en nuestra biología.

Esta propuesta parece ser correcta, según Mark Changizi, neurobiólogo evolutivo e investigador del departamento de ciencias cognitivas del Instituto Politécnico Rensselaer, para quien los sistemas de escritura desarrollados en toda la historia de la humanidad se sustentan en el mismo conjunto de formas básicas.

Estudios realizados en monos macacos demostraron que estos presentan neuronas en su sistema visual que ya son capaces de detectar estas formas que se presentan habitualmente en el mundo natural.

Nosotros sólo reciclamos estas formas y el área correspondiente de la corteza cerebral (capa de neuronas que recubre la superficie externa del cerebro) encargada de su detección para convertirlas en símbolos con los que construimos los diferentes idiomas.

Algunos ejemplos de formas presentes en el mundo natural que se correlacionan con letras son:

La letra S con los meandros (curvas) de un río.

La letra Y con las bifurcaciones de las ramas.

La letra O con la luna.

La V con pájaros volando.

La P con un caracol.

La X con dos palmeras cruzadas.

Por ello, en el aprendizaje de la lectoescritura el cerebro no es una tabla raza como se consideraba antes, sino que recicla circuitos neuronales presentes con anterioridad.

Lo fascinante es que esta área cerebral es la misma que se enciende, sin importar cual sea el idioma que se aprenda (inglés, español, hebreo, chino, latín, etc.) o hayamos aprendido a leer por métodos fonológicos o holísticos.

En personas analfabetas, se pudo comprobar que esta área antes se especializaba en el reconocimiento de rostros, objetos y escenas con independencia de la iluminación presente.

Esta región ha sido bautizada con el nombre de “área visual de la forma de la palabra” (VWFA del inglés Visual Word Form Area) y es la que siempre se activa cuando leemos; se ubica en la base del lóbulo temporal del hemisferio izquierdo.

Los niños aprenden a leer con mayor facilidad si se les enseña letra por letra que si se hace por medio de palabras completas, pues sus cerebros se hallan equipados para reconocer ciertas formas naturales elementales por separado y no integrando un conjunto mayor.

Áreas cerebrales implicadas en la lectura:

En su libro Las neuronas de la lectura, Stanislas Dehaene, del colegio de Francia en París, indica cuáles son las áreas cerebrales implicadas en la lectura.

Cuando vemos un texto, se enciende primero la corteza visual, ubicada en el lóbulo occipital. Luego hay que identificar las letras encadenadas; para ello se activa una zona ubicada en la frontera entre las corteza occipital e inferotemporal (área de asociación) que es el área especializada en palabras escritas.

La información toma luego dos caminos:

  1. Hacia el lóbulo temporal superior izquierdo en donde se traducirán las palabras en sonidos.
  2. Hacia el lóbulo temporal medial izquierdo en donde en donde se decodificará el significado de un vocablo.

El área de Broca, además de encargarse del habla, se halla también implicada en el análisis de oraciones  complejas.

hemisferio-izquierdo

En consecuencia, los métodos de enseñanza de la lectoescritura deberían tener en cuenta estas nuevas investigaciones de las neurociencias.

Por ello, en el aprendizaje de la lectura debería dejarse de utilizar el método holístico que enseña a través de palabras completas y en su lugar usar fonemas (sonidos) y grafemas (letras). Pues este método es el que mejor guarda correlación con el modo que tiene el cerebro de reconocer palabras escritas. El cerebro para leer una palabra la descompone en las letras que la integran, pero no de forma secuencial, sino en paralelo y a gran velocidad, algo que crea en nosotros la ilusión de que leemos la palabra en forma completa.

Secuencial:

como-lee-nuestro-cerebro1

Paralelo:

como-lee-nuestro-cerebro2

La lectura holística incluso podría ser perjudicial, ya que reorientaría el aprendizaje hacia el hemisferio derecho en una región que es simétrica al área ubicada en le hemisferios izquierdo, pero que es inadecuada para llevar a cabo esta función dificultando así el aprendizaje.

En la actualidad, los métodos didácticos apuntan en todos los casos hacia la superioridad de las técnicas basadas en grafemas y fonemas.

En los adultos la lectura se ha vuelto tan automática que nos pasa desapercibida la increíble actividad que nuestros cerebros están realizando. Sin embargo, si nos detenemos a observar a los niños mientras aprender a leer, es conmovedor ver la emoción que reflejan cada vez que logran descifrar una palabra nueva, siendo ellos los mejores testimonios de la maravillosa neuroplasticidad de nuestro cerebro que nos lleva a que podamos leer.

Fuente:  Asociación Educar y Blogs.iadb.org

13 Cosas Que Las Personas Mentalmente Fuertes NO Hacen

Una gran cantidad de artículos, dirigidos principalmente a empresarios y hombres de negocio, hablan de las características fundamentales de las personas mentalmente fuertes, tales como la tenacidad, el optimismo y la capacidad de superar los problemas.

Sin embargo, también podemos definir la fuerza mental al identificar las cosas que los individuos mentalmente fuertes no hacen. Echa un vistazo a algunos de estos puntos en la lista compilada por la asistente social y psicoterapeuta Amy Morin:

13 Cosas Que Las Personas Mentalmente Fuertes NO Hacen

1. No pierden tiempo Auto compadeciéndose :

Las personas mentalmente fuertes no malgastan sus energías en lamentarse sobre sus circunstancias o por cómo otras personas se han portado con ellos. En cambio, asumen la responsabilidad por sus propios actos y entienden que la vida no siempre es fácil o justa.

2. No renuncian a su poder:

No permiten que otros les controlen, ni se someten a la voluntad de nadie. No dicen cosas como “mi jefe me hace sentir mal”, porque entienden que controlan sus propias emociones y pueden elegir cómo reaccionar a una situación.

3. No tienen miedo a los cambios:

La gente con fortaleza mental no trata de evitar los cambios. Reciben los cambios de forma positiva y estan dispuestos a ser flexibles. Entienden que el cambio es inevitable y creen en su propia capacidad para adaptarse.

4. No malgastan energía en cosas que no pueden controlar:

Nunca oirás a una persona mentalmente fuerte quejandose sobre maletas perdidas en el aeropuerto o atascos en el centro de la ciudad: se centran en los aspectos de su vida que pueden controlar. Reconocen que, a veces, lo único que pueden controlar es su propia actitud.

5. No intentan agradar a todo el mundo:

Reconocen que no necesitan agradar a todo el mundo todo el tiempo. No tienen miedo a decir “no” o mantenerse firmes cuando es necesario. Se esfuerzan en ser amables y justos, pero son capaces de tolerar el que otras personas se alteren porque no han conseguido lo que querían.

6. Asumen riesgos calculados:

No se lanzan a la aventura sin pensar, pero son capaces de asumir ciertos riesgos controlados. Las personas con fortaleza mental dedican tiempo a sopesar los riesgos y beneficios antes de tomar una decisión importante, y se informan bien de los peligros potenciales antes de pasar a la acción.

7. No se estancan en el pasado:

Las personas mentalmente fuertes  no pierden tiempo sintiendo nostalgia del pasado ni deseando que las cosas pudieran ser diferentes. Asumen su pasado y pueden decir lo que han aprendido de él, sin embargo no están reviviendo constantemente sus malas experiencias o fantaseando sobre sus días de gloria. Centran su vida en el presente y hacen planes para el futuro.

8. No caen una y otra vez en los mismos errores:

Aceptan la responsabilidad por su conducta y aprenden de sus errores pasados. Como resultado, no repiten una y otra vez esos errores. En cambio son capaces de pasar página y tomar decisiones más inteligentes gracias a su experiencia.

9. No envidian el éxito de otros:

La gente mentalmente fuerte son capaces de apreciar y celebrar el éxito de otros en la vida. No sienten envidia ni se sienten estafados cuando otros les superan. Reconocen que el éxito viene del trabajo duro y están dispuestos a esforzarse para tener sus propias posibilidades de éxito.Conversar_Maestro21

10. No abandonan tras un revés:

No ven el fracaso como un motivo para abandonar. Utilizan el fracaso como una oportunidad para crecer y mejorar. Tienen voluntad para seguir intentándolo hasta que lo consiguen.

11. No temen la soledad.

Las personas fuertes mentalmente toleran la soledad y no temen el silencio. No tienen miedo a quedarse a solas con sus pensamientos y utilizan ese tiempo para ser productivos. Disfrutan de esos momentos y no dependen todo el tiempo de la presencia de otros para ser felices.nube_Maestro21

12. No sienten que el mundo les deba nada:

No se sienten con derecho a nada en la vida. No piensan que otros deban cuidar de ellos o darles algo. Buscan oportunidades basándose en sus propios méritos.

13. No esperan resultados inmediatos:

Cuando se esfuerzan para ponerse en forma o levantar un nuevo negocio, las personas con fortaleza mental no esperan resultados inmediatos. Aplican sus habilidades y tiempo al máximo y entienden que los cambios reales llevan tiempo.

La verdad es que me he reconocido a mí mismo en varios de los hábitos negativos, y (por suerte) también en algunos positivos. También he reconocido hábitos de personas a mi alrededor, en ambos sentidos. ¿Te has sentido identificado con alguna de estas tendencias?. Espero que os sirva de inspiración para mejorar, como a mí.Optimismo_Maestro21

Fuente: lifehack.org

www.Maestro21.org

Los inteligentes tardan más en dormir y prefieren la noche, según estudio.

Pruebas de Semmelweis University encuentran coincidencia entre preferencias de horarios para dormir y sus puntajes de IQ.

Las personas más inteligentes se sienten atraídos por la noche, momento y espacio que favorece su creatividad y desarrollo, es por ello que prefieren dormir más tarde e incluso desvelarse.

Si bien diversos estudios alertan que dormir poco puede quitar años a la vida o ser perjudicial para la salud, la realidad es que quienes padecen de insomnio pueden ser más inteligentes.

Dormir2_Maestro21El dormir es un factor fundamental en la biología de los animales, y existenueva evidencia que los patrones de sueño y la hora en la que una persona decide ir a dormir están ligados a su capacidad cognitiva, a su inteligencia.  Al parecer la gente con mayor IQ (coeficiente intelectual) tiende a ser más activa durante la noche, mientras que aquellos no tanagraciados en en este rubro prefieren acostarse antes.

Aunque este tipo de estudios resultan siempre un tanto cuestionables, e incluso el propio concepto del IQ parece un criterio bastante limitado para pretender medir algo tan abstracto y relativo como la inteligencia humana, lo cierto es que la noche emana singulares frecuencias que magnetizan ciertos tipos de personalidades, entre ellas personas que tienden más a la reflexión y el desarrollo de la creatividad, actividades que en muchas ocasiones se sienten más cómodas cobijadas por la tranquilidad etérea del espíritu nocturno.

LOS AUTORES. Robert Bolizs de la Semmelweis University ha mostrado encefalogramas de gente dormida, comprobando que ciertos elementos del dormir están directamente relacionados con el desempeño cognitivo de la persona cuando está despierta. Mientras tanto, estudios de H. Aliasson muestran como los intervalos del dormir son cercanamente correlacionados al desempeño académico de estudiantes.

Por otro lado, exhaustivos estudios encabezados por el investigador Satoshi Kanazawa y su equipo del London School of Economics and Political Science han revelado diferencias significativas entre las preferencias de horarios para dormir en referencia a sus puntajes de IQ. La gente con mayores puntuaciones es más apta para producir de noche, mientras que aquellos con menor IQ limitan sus actividades principalmente al día.

De acuerdo con Kanazawa, nuestros ancestros eran típicamente diurnos, y paulatinamente la tendencia se ha vertido hacia ir elevando su actividad nocturna. En este sentido el rumbo de la noche esta de algún modo relacionado con la evolución de la mente humana, y al parecer es claro que aquellos individuos con mayores aptitudes cognitivas acostumbran sentirse atraídos por el desarrollo personal durante las horas sin sol y sus mentes demuestran un “nivel más alto de complejidad cognitiva”.

Por otro lado un estudio de 2008 dirigido por la psicóloga Marina Giamnietro indica que la gente más nocturna tiene menor estabilidad emocional y tienden más a la depresión y a engancharse con adicciones. Lo anterior tal vez nos confirma que a aquellas mentes más creativas y menos tradicionales, a la vez son más vulnerables a ciertos desórdenes psicológicos.

Algunos de los grandes nocturnos podemos incluir algunas lúcidas personalidades como William Blake, Edgar A Poe, W.B. Yeats, Brion Gysin, además del squad de brillantes ocultistas entre ellos Blavatsky, Manly P. Hall, y Aleister Crowley, todos ellos poseedores de una psique ávida y merecedores de la condición de “hijos favoritos de la noche”.

Fuente: http://periodismoenlinea.org/

www.Maestro21.org

Todos los Colores del Mundo en un Lapicero

El desarrollo se realizó gracias a Kickstarter, una plataforma de financiamiento colectivo.

¿Alguna vez has pensado que los colores disponibles en cualquier caja de lápices de colores o rotuladores son muy limitados? Si dedicas gran parte de tu tiempo al mundo del diseño o del dibujo, es probable que te hayas visto en más de una ocasión en la situación de no encontrar el tono adecuado entre la pequeña variedad de opciones disponibles. Con el fin resolver esto llega Scribble, un bolígrafo que te permitirá utilizar cualquier color de tinta existente en el mundo.

scribble-color-matching-pen-4

Te estarás preguntando, ¿cómo es esto posible? Pues bien, el bolígrafo está equipado con un sensor de color RGB de 16 bits que le permite detectar el color de cualquier cosa. Una vez hecho esto, genera tinta del mismo color en una pequeña cámara donde mezcla diferentes tonos de tinta. Para ilustrarlo mejor, este bolígrafo funciona tal y como lo hace la herramienta ‘cuentagotas‘ de Photoshop, pero aplicada a la vida real. Gracias a este dispositivo podrás acercar el boli a una naranja y la tinta adoptará el mismo tono. ¿Te gusta el tono de un mueble en concreto? Tan solo tendrás que acercar el bolígrafo y se habrá generado el mismo color de tinta para que lo utilices.scribble-color-matching-pen-3_1

Scribble utiliza tecnología Bluetooth 4.0, dispone de un conector micro-USB y tiene una capacidad de 1GB, lo que le permite almacenar hasta 10.000 colores. Además, funciona con una batería recargable. Estará disponible en dos versiones: un bolígrafo para utilizar en papel y un stylus para que puedas utilizarlo en tu smartphone o tablet. A pesar de que aún no se encuentra disponible para su compra, puedes solicitar ser avisado de su disponibilidad a través de su página web. Se comercializará a un precio de unos 150$ el bolígrafo y menos de 80$ el stylus. Este último contará con una aplicación para iOS, Android y Windows Phone.Scribble

Es capaz de copiar el color de los objetos que nos rodean para luego transferirlos tanto a una hoja como a dispositivos móviles. Trabaja de la misma forma que la herramientoa de Photoshop eyedropper. Es también conocida como «la pantonera digital».

Estas lapiceras funcionan con un sensor de color RGB de 16 bits, que almacena los colores que vamos seleccionando.

Hay dos modelos, el lápiz óptico para transferir los colores a las tablets y teléfonos, y la pluma, para escribir o dibujar “a mano”, donde el color será reproducido gracias a cartuchos internos de tinta recargables. Ambos miden alrededor de 15 centímetros y funcionan con una batería recargable y tecnología inalámbrica bluetooth.

Sin duda estas herramientas podrán ser de gran utilidad para los profesionales gráficos ya que facilitará tomar muestras de colores para diversos trabajos.

El precio no es caro si se piensa en el uso que se le puede dar a futuro. La pluma cuesta 150 dólares y el lápiz digital 80 dólares. Aunque aún no se encuentra a la venta, ya es posible reservarlas desde el sitio oficial.

Fuente: wwwhatsnew.com

[recent_posts style=»5″ posts_num=»5″][/recent_posts]