El modelo de educación actual no es viable

Por: León Trahtemberg

 El rumbo estatista-controlista que tomó la educación peruana (y latinoamericana) en los últimos 50 años la han hecho inviable. Han pasado de largo por sus logros Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Japón, Corea del Sur, Finlandia, basados en 6 principios inexistentes en el Perú:

1). Infancia universalmente atendida y estimulada desde el embarazo;

2). Directores y maestros de primera, resultado de una profesión prestigiada, bien remunerada que atrae a excelentes postulantes a rigurosos estudios de pedagogía.

3) Enorme autonomía escolar en escuelas públicas lideradas por directores fuertes (que adecúan el currículo y eligen a sus profesores).

4) Ningún alumno débil se queda atrás ni repite de grado.

5) Del 4.5% al 6% del PBI para educación inicial y básica públicas. Por cada 25 niños automáticamente se presupuesta una nueva plaza docente.

6) Fuerte inversión en investigación, ciencia y tecnología (2% del PBI o más) que «succiona» hacia arriba la educación básica y superior.

La educación peruana no tiene ninguno de esos 6 componentes. Además,

1) toma como referencia a Chile, Uruguay, Brasil que superan al Perú en las pruebas PISA pero son todos países del tercio inferior del mundo, con similares problemas de diseño del sistema educativo. Entre ellos, los que son ligeramente más flexibles (Colombia, Chile y Uruguay) tienen mejores resultados.

2) Perú se propone como meta de éxito lograr al 2016 que el 50% de los niños de 2do grado comprendan lo que leen, mientras los tigres asiáticos y los angloparlantes hace tiempo llegan a cerca del 100%.

3) Perú nunca tuvo la voluntad de que educación, investigación, ciencia y tecnología lideren las prioridades nacionales.

4) En los últimos 50 años se ha conformado con educar a las elites apelando a instituciones privadas, abandonando la educación pública. 5) La gestión pública peruana se basa en la no-autonomía (dependencia escolar a normas externas) que esclaviza y paraliza a directores y docentes, impidiéndoles que enciendan los motores internos de progreso en cada institución educativa.

El MEF y Minedu de Humala harían bien en aprender de estas lecciones, y empezar por ampliar presupuestos, empoderar directores y apostar por la mayor autonomía escolar.

 

www.Maestro21.org

Vargas Llosa dona su biblioteca de 30.000 libros a Arequipa

Vargas Llosa.

El novelista peruano Mario Vargas Llosa, que este miércoles cumple 76 años, anunció el miércoles que donará su biblioteca de 30.000 ejemplares a su ciudad natal de Arequipa (sur de Perú).

El Premio Nobel de Literatura dijo que su colección está repartida entre Lima, París y Madrid y que irá cediendo los libros por lotes.

También dijo que cada libro tiene anotaciones que nunca esperó que otras personas leyeran.

Vargas Llosa hizo el anuncio en Arequipa donde las autoridades le rinden homenaje este miércoles con una serie de actos y el anuncio del premio de un concurso de novela corta que lleva su nombre.

www.Maestro21.edu.pe

Educación: tarea permanente y de todos

Por: Salomón Lerner Febres

En el Perú de hoy, resulta por demás evidente la necesidad de hacer realidad un vigoroso concepto de la educación. El nuestro es un país que todavía está buscando su camino hacia el desarrollo, la paz y la democracia, y trata de hallar esa vía en medio de males antiguos y renuentes a desaparecer como la corrupción, la violencia, la pobreza, el racismo y la marginación. Una difícil situación que, si bien por un lado puede dar lugar a la atonía social y a la parálisis, por otro puede ser, también, el momento para la creación de algo nuevo y valioso.

¿Sabremos convertir nuestras postraciones en lecciones para construir un futuro mejor? ¿O dejaremos que ellas sean simplemente el prólogo de un porvenir insignificante y, en el peor de los casos, deshumanizante para los desposeídos de nuestra nación? Las respuestas a esas preguntas hay que encontrarlas en la forma en que los peruanos de hoy y de mañana sepamos hacer uso de nuestra libertad histórica y, justamente para ello, se ha de tomar conciencia de la necesidad urgente de una educación que nos garantice la formación de conciencias maduras, críticas, abocadas a la reflexión autónoma y deseosas de construir un futuro en lugar de simplemente sufrir un destino.

A veces parece olvidarse que la Historia se forja en el día a día y que, en tal sentido, la educación que necesitamos se convierte en un imperativo ético cotidiano. Desde un ángulo de mira un tanto estrecho, a la educación se la suele confinar a espacios rígidamente institucionales –el sistema educativo oficial– y limitar a una sola etapa de la vida –la niñez, la adolescencia y la juventud temprana–. Y, sin embargo, debemos comprender que esos son solamente espacios y tiempos indispensables, pero de ninguna manera únicos para la educación. Sin una experiencia escolar en la niñez y la adolescencia no es posible en efecto una formación humana en destrezas y saberes que nos permitirán el cumplimiento de nuestras capacidades y potencialidades; pero solamente con ella la educación de cada ser humano quedará siempre incompleta y, peor aún, adquirirá el aire de una condición postiza y fragmentaria, válida para actuar en el mundo de las instituciones –el mundo laboral, el mundo de la economía–, pero irrelevante para otras dimensiones de nuestras vidas.

La educación se configura, entonces, como la tarea de toda una vida y ella nos conducirá a existir en un mundo mejor si es que no nos cultiva únicamente como seres intelectivos, sino que, extendiendo también sus poderes formativos a todas las dimensiones posibles de nuestro ser cotidiano –moralidad, afectividad, sensibilidad estética, sociabilidad, identidad–, busca hacer de nosotros ciudadanos plenos y, en última instancia, seres humanos capaces de realizarse como tales.

De allí la urgencia de llevar la educación más allá de las escuelas –pero sin abandonarlas sino, al contrario, fortaleciéndolas– para hacer del Perú una verdadera sociedad educadora. Esto es, una sociedad donde todos –autoridades, maestros, padres de familia, estudiantes, medios de comunicación, empresarios, intelectuales– asumamos nuestros inexcusables deberes en la tarea de garantizar la  educación como ejercicio permanente y universal.   

No es reciente la preocupación por el derrotero que ha de seguir nuestra educación. Hemos tenido, a lo largo de las últimas décadas, algunos intentos frustrados y otros con logros positivos pero parciales, en el propósito de imprimirle rumbos nuevos y más constructivos. Hoy, sin embargo, hay una certeza que no podemos seguir ignorando, y ella es que cualquier cambio significativo en este campo, y por tanto en el destino de nuestros niños, niñas y jóvenes, reclamará una transformación radical e integral, una modificación que, más allá de lo adjetivo y contingente, llegue a la raíz de nuestro sistema de enseñanza.

En lo personal creo que esa transformación supone un esfuerzo que, reconociendo nuestras carencias y necesidades en el largo plazo, convoque a cada uno de los miembros de nuestra sociedad. Queda, pues, como tarea para todos los peruanos –Estado, gobierno y sociedad– asumir un verdadero plan de acción en este impostergable tema y hacer que el derecho a la educación –acceso, disponibilidad, calidad y permanencia– se cumpla cabalmente entre nosotros.

Esto significa trascender el simulacro, dejar atrás la conformidad con las metas mínimas y repudiar la injusticia que supone una enseñanza excelente para pocos y precaria para muchos. Solo de esa manera se podrá poner en su lugar una universalidad de aprendizajes reales, conducentes a nuestra realización como personas en los terrenos de la inteligencia, la afectividad y la ética, útiles para nuestro desempeño como seres productivos en el mundo económico y, al mismo tiempo, adecuados a nuestra diversidad cultural y respetuosos de ella.

El puño invisible

Por: Mario Vargas Llosa

No creo que nadie haya trazado un fresco tan completo, animado y lúcido sobre todas las vanguardias artísticas del siglo XX como lo ha hecho Carlos Granés en el libro que acaba de aparecer: El puño invisible. Arte, revolución y un siglo de cambios culturales (Taurus). Lo he leído con la felicidad y la excitación con que leo las mejores novelas. La ambición que alienta su ensayo es desmedida, pues equivale a la de querer encerrar un océano en una pecera, o a todas las fieras del África en un corral. Y no sólo ha conseguido este milagro; además, se las ha arreglado para poner un poco de orden en ese caos de hechos, obras y personas y, luego de un agudo análisis de las ideas, desplantes, manifiestos, provocaciones y obras más representativas de ese protoplasmático quehacer que va del futurismo a la posmodernidad, pasando por el dadaísmo, el surrealismo, el letrismo, el situacionismo, y demás ismos, grupos, grupúsculos y sectas que en Europa y Estados Unidos representaron la vanguardia, sacar conclusiones significativas sobre la evolución de la cultura y el arte de Occidente en este vasto período histórico. El mérito mayor de su estudio no es cuantitativo sino de cualidad. Pese a su riquísima información, no es erudito ni académico y no está estorbado de notas pretenciosas. Su sólida argumentación se alivia con un estilo claro y vivaces biografías y anécdotas sobre los personajes centrales y las comparsas que, pintando, esculpiendo, escribiendo, componiendo, o, simplemente imprecando, se propusieron hacer tabla rasa del pasado, abolir la tradición, y fundar desde cero un nuevo mundo radicalmente distinto de aquél que encontraron al nacer. Eran muy distintos entre sí pero todos decían odiar a la burguesía, a la academia, a la política y a los usos reinantes.

Sigue leyendo

Vargas Llosa asistirá en Arequipa a estreno de obra teatral basada uno de sus libros

El escritor Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura 2010, llegará este viernes a Arequipa para asistir al estreno de la primera obra de teatro realizada en esta ciudad sureña, basada en su libro El loco de los balcones, se informó hoy.
La obra será dirigida por Lilia Rodríguez, del grupo Ilusiones de Arequipa, quien coordinó los detalles de la adaptación del libro con el propio novelista, señaló el director regional de Cultura, Franz Grupp.

El estreno, programado para las 19:00 horas en el Teatro Municipal de Arequipa, ha causado gran expectativa entre el público.

Previamente, el autor de El sueño del celta, entre otras novelas, cuentos y ensayos, participará en la clausura del seminario “Sobre la novelística de Mario Vargas Llosa: ficción, sociedad y poder”, en la biblioteca regional que lleva su nombre.

El seminario empezó el último lunes y tiene por objetivo promover entre los jóvenes y público en general la pasión por la lectura analizando las obras célebres del Nobel de Literatura, a cargo de destacados docentes y escritores arequipeños.

El lunes se abordó La ciudad y los perros; el martes, Conversación en La Catedral; el miércoles, La casa verde; y hoy, La guerra del fin del mundo.

Mañana, con presencia del novelista, se debatirá El sueño del celta y se clausurará el certamen, aseguró Rommel Arce Espinoza, director de la biblioteca.

Vargas Llosa retorna a Arequipa, su ciudad natal, a un año de haber recibido el Nobel de Literatura.

La venta de las entradas se realizan en la Librerías San Francisco y Teatro Municipal de Arequipa:

  • S/. 10.00 Escolares
  • S/. 15.00 Universitarios
  • S/. 20.00 General

Sinopsis de la obra de teatro:

El protagonista de “El Loco de los Balcones” es un profesor italiano: Aldo Brunelli, un viudo de avanzada edad, enraizado en el Perú y dedicado junto a su única hija Ileana, de veintisiete años a la tarea quijotesca de rescatar balcones coloniales. Este profesor de historia de arte; vive con su hija en el Rímac, un barrio popular de Lima Muy venido a menos donde reinan la pobreza y la delincuencia. Aldo Brunelli, Ileana y un grupo muy reducido de personas, a quien el profesor llama “los cruzados”, recogen todos los balcones coloniales de las viejas casas que serán inminentemente demolidas, y los colocan en “un cementerio de balcones”, que ocupa la mayor parte de la modestísima vivienda de Brunelli.

Dirección: Lilia Rodríguez

Elenco:

  • Profesor Aldo Brunelli, Guido Calderón
  • Ileana, Stefany Lizárraga
  • Ing. Cánepa, Mario Bedoya
  • Diego, Edwin Pantigoso
  • Borracho, Andrés Calderón
  • Dr. Asdrúbal Quijano, Amílcar Calderón
  • Teófilo Humani, Darwin Javier
  • Los Cruzados:
  • Doña Enriqueta, Eliana Borja
  • Doña Rosa María, Gloria Zuñiga
  • Ricardo, Marcos Peralta
  • Panchín, Bertin Zenteno y otros

Más información, menos conocimiento

Por: Mario Vargas Llosa

Nicholas Carr estudió Literatura en Dartmouth College y en la Universidad de Harvard y todo indica que fue en su juventud un voraz  lector de buenos libros. Luego, como le ocurrió a toda su generación, descubrió el ordenador, el Internet, los prodigios de la gran revolución informática de nuestro tiempo, y no sólo dedicó buena parte de su vida a valerse de todos los servicios online y a navegar mañana y tarde por la red; además, se hizo un profesional y un experto en las nuevas tecnologías de la comunicación sobre las que ha escrito extensamente en prestigiosas publicaciones de Estados Unidos e Inglaterra.

Un buen día descubrió que había dejado de ser un buen lector, y, casi casi, un lector. Su concentración se disipaba luego de una o dos páginas de un libro, y, sobre todo si aquello que leía era complejo y demandaba mucha atención y reflexión, surgía en su mente algo así como un recóndito rechazo a continuar con aquel empeño intelectual. Así lo cuenta: “Pierdo el sosiego y el hilo, empiezo a pensar qué otra cosa hacer. Me siento como si estuviese siempre arrastrando mi cerebro descentrado de vuelta al texto. La lectura profunda que solía venir naturalmente se ha convertido en un esfuerzo”.

Preocupado, tomó una decisión radical. A finales de 2007, él y su esposa abandonaron sus ultramodernas instalaciones de Boston y se fueron a vivir a una cabaña de las montañas de Colorado, donde no había telefonía móvil y el Internet llegaba tarde, mal y nunca. Allí, a lo largo de dos años, escribió el polémico libro que lo ha hecho famoso. Se titula en inglés The Shallows: What the Internet is Doing to Our Brains y, en español: Superficiales: ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? (Taurus, 2011). Lo acabo de leer, de un tirón, y he quedado fascinado, asustado y entristecido.

Carr no es un renegado de la informática, no se ha vuelto un ludita contemporáneo que quisiera acabar con todas las computadoras, ni mucho menos. En su libro reconoce la extraordinaria aportación que servicios como el de Google, Twitter, Facebook o Skype prestan a la información y a la comunicación, el tiempo que ahorran, la facilidad con que una inmensa cantidad de seres humanos pueden compartir experiencias, los beneficios que todo esto acarrea a las empresas, a la investigación científica y al desarrollo económico de las naciones. Sigue leyendo

Sociedad del conocimiento y la información

La última publicación que tuvimos en «La República», del maestro Luis Jaime Cisneros

Por Luis Jaime Cisneros

Luis Jaime Cisneros

Una sociedad abierta al conocimiento y a la información es un mundo urgido de una actividad inteligente constante y eficaz. Para que esta realidad sea fruto de un empeño estatal, la escuela asume grave responsabilidad, ajena a todo tipo de improvisación. Para empezar, la escuela debe tener presente esenciales rasgos que caracterizan a este tipo de sociedad, desde el punto de vista de la comunicación. Lo explicó con su natural acierto Habermas: Sigue leyendo