Las redes neuronales: qué son y por qué están volviendo

Últimanente, las redes neuronales están volviendo a la actualidad por los logros que están consiguiendo. Por ejemplo, Google ha logrado derrotar a su propio reCAPTCHA con redes neuronales, en Stanford han conseguido generar pies de fotos automáticamente… Metas bastante impresionantes y que cada vez se acercan más a esa idea original de reproducir el funcionamiento del cerebro humano en un ordenador.

Ahora bien, ¿en qué consisten estos modelos? ¿Cómo puede imitar un ordenador el proceso de aprendizaje y acabar desarrollando una «cosa» que funciona?

¿Cómo funciona una red neuronal?

A pesar de su nombre, las redes neuronales no tienen un concepto demasiado complicado detrás de ellas. El nombre, como pueden imaginar, viene de la idea de imitar el funcionamiento de las redes neuronales de los organismos vivos: un conjunto de neuronas conectadas entre sí y que trabajan en conjunto, sin que haya una tarea concreta para cada una. Con la experiencia, las neuronas van creando y reforzando ciertas conexiones para «aprender» algo que se queda fijo en el tejido.

Ahora bien, por bonito que suene esto, el enfoque biológico no ha sido especialmente útil: las redes neuronales han ido moviéndose para tener un foco en matemáticas y estadística. Se basan en una idea sencilla: dados unos parámetros hay una forma de combinarlos para predecir un cierto resultado. Por ejemplo, sabiendo los píxeles de una imagen habrá una forma de saber qué número hay escrito, o conociendo la carga de servidores de un Centro de Procesamiento de Datos (CPD), su temperatura y demás existirá una manera de saber cuánto van a consumir, como hacía Google. El problema, claro está, es que no sabemos cómo combinarlos.

Las redes neuronales permiten buscar la combinación de parámetros que mejor se ajusta a un determinado problema.

Las redes neuronales son un modelo para encontrar esa combinación de parámetros y aplicarla al mismo tiempo. En el lenguaje propio, encontrar la combinación que mejor se ajusta es «entrenar» la red neuronal. Una red ya entrenada se puede usar luego para hacer predicciones o clasificaciones, es decir, para «aplicar» la combinación.

¿Una nueva época dorada para redes neuronales?

RedNeuronal

Las redes neuronales no son una idea nueva. Datan de los años 40 y 50, cuando se empezaron a publicar los primeros conceptos. Sin embargo, nunca tuvieron un gran éxito, más que nada porque se necesita una cantidad importante de recursos de un ordenador para entrenar y ejecutar una red neuronal con buenos resultados.

En los últimos años se han conseguido grandes avances gracias a la mejora de los ordenadores y al uso de GPUs para este tipo de computaciones. Hace poco os hablábamos en Xataka de los pies de foto generados por ordenador gracias a una red neuronal de convolución (para el reconocimiento de imagen) junto con una red neuronal recurrente para formar las frases. Los investigadores de Stanford usaron tarjetas GPU para poder entrenar y ejecutar este tipo de redes neuronales en un tiempo razonable.

Reconocimiento de números, de voz, de objetos en imágenes… las redes neuronales están empezando a resolver problemas que se le escapaban a los ordenadores.

Algo parecido montó Google con Street View: una red neuronal convolucional que lograba una precisión del 96% a la hora de reconocer números de calle en las imágenes que toman sus coches. Los de Mountain View están bastante enamorados de las redes neuronales, de hecho: también las usaron para mejorar el reconocimiento de voz de Android o para ahorrar electricidad en sus centros de datos.

Las redes neuronales parece que incluso podrían acabar dominando uno de los juegos que se les resiste a los ordenadores: el juego de Go. En la Universidad de Edimburgo, unos investigadores han logrado usar redes convolucionales para detectar patrones en los tableros y tratar de sacar el mejor movimiento con una efectividad considerable: 90% de juegos ganados contra GNU Go y 10% contra Fuego, dos de los programas que mejor juegan a Go. Aunque pueda parecer poco, hay que tener en cuenta que ambos exploran un buen número de movimientos posibles para ver cuál da más ventaja. La red neuronal sólo mira al estado actual del tablero y emite un veredicto en muchísimo menos tiempo.

Por supuesto, estas redes tampoco son la panacea. A modo de curiosidad, unos investigadores usaron una red neuronal para generar imágenes que engañaban a otra red neuronal diseñada para reconocer objetos. Así, lo que a nosotros nos parece una imagen aleatoria, para la red neuronal es un bikini o un armadillo. Es parte del problema del sobreajuste: redes que se comportan muy bien para los datos de ejemplo o parecidos, pero que con datos muy distintos dan resultados absurdos.

Sea como sea, es un campo muy interesante y que promete bastantes avances a corto plazo sobre todo en reconocimiento de imagen y de sonido. Estaremos atentos para ver qué sorpresas nos deparan.

www.Maestro21.org

Fuente: xataka.com

Otra escuela que ya es posible… Ni exámenes ni deberes ni libros de texto

Escuelas sin exámenes, con las puertas abiertas para que el alumno entre y salga a voluntad, mezcla de edades en clase… no todo en la vida son libros de texto, pupitres y controles.

En el mundo educativo hay diferentes iniciativas, en el sector público y en el privado, alejadas de las prácticas habituales de la escuela. Proyectos que exploranmétodos educativos alternativos, basados en proyectos más o menos científicos, con enfoques muy distintos entre sí. El llamado método Montessori o las escuelas Waldorf son dos de los más conocidos. También hay centenares de escuelas libres por todo el país.

Por diferente que sea su método, todos estos centros están en el sistema educativo y por tanto tienen que cumplir con las exigencias que marca el ministerio de Educación. Pasan las pruebas diagnósticas de primaria, por ejemplo, y lo hacen con buen resultado en general.

felices3

Cada uno a su ritmo en Waldorf

En las escuelas Waldorf el alumno y el maestro desarrollan un vínculo muy fuerte. Los tutores acompañan a una misma clase durante seis años, de 1º de Primaria hasta 6º, creando un afecto que Antonio Malagón, fundador y profesor de la Escuela Libre Micael de Madrid, califica de «fundamental».

Nombrada por el primer lugar en el que se abrió una de estas escuelas (en la fábrica de cigarrillos Waldorf-Astoria de Stuttgart, Alemania, para los hijos de los trabajadores), en 1919, la pedagogía Waldorf fue desarrollada por Rudolf Steiner. El sistema educativo «respeta el proceso madurativo del alumno equilibrando y fomentando su intelecto, su sensibilidad artística y su voluntad, para capacitarlo ante los desafíos de la vida».

«Realizamos una formación humana muy fuerte», explica Malagón. Las enseñanzas en los centros Waldorf no salen de los libros de texto, que se emplean a modo de consulta en el mejor de los casos. «Desarrollamos la enseñanza en función del desarrollo de cada niño, tenemos en cuenta la evolución y aplicamos los contenidos de las materias en función de esta evolución», argumenta.

Esta es la característica que Eva Pradillo apreció más. Cuando conoció el método no lo dudó. La escuela Micael era perfecta para su hijo, que con tres años apenas hablaba. «Me habían dicho que ya iba a ir retrasado siempre», recuerda hoy esta ex maestra. «Aquí se respetan los ritmos, no se cataloga a los chicos», razona.

En la Escuela Libre Micael los días se dividen en tres franjas. Las primeras dos horas se dedican a las materias tradicionales. Se trabaja «por inmersión» un tema específico durante tres semanas seguidas. El alumno realiza un trabajo, forma grupos, expone. Es una «experiencia de aprendizaje, lo que aprenden lo están creando para que lo sientan como propio y no como una píldora que se tragan y la escupen en un examen. Se trata de mover la información para recibirla, reelaborarla y asimilarla», cuenta Malagón. «Nos la tienen que contar y elaborar sus propios libros de texto», continúa.

La siguiente parte del día, otras dos horas, se dedica a desarrollar lo artístico, un elemento fundamental en todo centro Waldorf. Los estudiantes trabajan la pintura, el teatro, etc. Y la jornada concluye con otras dos horas en las que se trabaja la transformación de la materia en talleres de forja o carpintería, por ejemplo. En este aparatado cada estudiante escoge un proyecto «que permite que la individualidad, el ser único de cada uno, pueda despegar», según explica Malagón.

Eva Pradillo, madre de Lucas, es consciente de que la pedagogía despierta algunos recelos, fruto de una observación «tradicional» del sistema. «A veces cuesta un poco. La gente cree que es un método sin disciplina, pero no lo es. Simplemente pasa que no se grita», explica.

Libertad en los centros Montessori

«Si tú entras en una clase Montessori verás a los niños trabajar sin que la maestra tenga que instarles a ello. Llegan, se ponen la bata y a trabajar», explica Montse Julià, directora del colegio Montessori-Palau de Girona.

Al sistema de enseñanza que elaboró la doctora italiana Maria Montessori a principios del siglo XX se le ha quedado la definición de «método». Pero es más que eso, defiende Julià. «Es una pedagogía científica, muy profunda. Ella bajó al nivel de aula, garantizando y comprobando que las actividades que se realizan en el aula dan los resultados esperados», argumenta. ¿En qué consiste?

«Hay tres elementos fundamentales», comienza Julià. «El primero es ofrecer unas oportunidades y un ambiente preparado que permita a los niños expresarse como ser humano con todas sus tendencias (orden, comunicación, abstracción, pensamiento matemático, conceptualización, imaginación, etc). También es importante que la maestra sea capaz de observar a todos los niños para aprender sus diferencias. Y la formación es importante para conocer las características psicológicas de cada etapa para que pueda ofrecer a los niños experiencias con estos intereses», enumera. Este es el marco teórico general.

Mónica Manzanera sólo buscaba un colegio para sus hijo mayor por criterios geográficos: que estuviera cerca. Fue entrar en el Montessori-Palau, observar cómo trabajan los niños en el aula de infantil y tomar la decisión. «Me quedé impresionada de cómo estaban, las instalaciones, los materiales…», cuenta. Su hijo (y la pequeña detrás) serían Montessori.

Bajando al aula, en los centros Montessori los niños se mezclan por edades según su estadio de desarrollo. Entre cero y tres años hay dos grupos se separan según caminen o no. En el siguiente nivel están desde los dos años y medio hasta los seis. En primaria hay dos corrientes: una que defiende que estén todos juntos y otra que opta por dividir en dos subetapas. «Esto permite que los pequeños tengan a los mayores de referencia y los mayores enseñen a los pequeños con sus trabajos. Es más real, más la vida, donde la gente se mezcla sin edades«, valora Julià.

El aula Montessori está llena de materiales para el alumno. La maestra ejerce de guía: dispone un ambiente preparado para que los niños vayan aprendiendo, y otorga cierto margen de maniobra para que el niño escoja los materiales que quiera y realice alguna actividad productiva. La libertad de los alumnos es fundamental. Para escoger y para trabajar tanto tiempo como necesiten. Cuando más mayor es el niño y más tiempo lleva en el ambiente, más libre es para escoger. También tiene más materiales y actividades, de modo que se amplían sus posibilidades.

Aulas y contextos en Amara Berri

Además de estas pedagogías definidas existen muchos centros que desarrollan sus propios métodos. Lo hacen dentro del sistema, adaptados a las exigencias de las normas educativas, aunque cumplan con estos mínimos por otros caminos.

Un ejemplo es la red de centros Amara Berri de Euskadi, que cuenta con su propio sistema educativo desde 1979, impulsado por Loli Anaut. Amara Berri no tiene exámenes, apenas incluye deberes y se articula en torno a contextos de aprendizaje en el aula. Supuso principalmente «cambiar la forma de interpretar a los alumnos», según Maribi Gorosmendi, jefa de estudios del centro del que salió el sistema. El niño pasa de ser un receptor de conocimientos al eje del aprendizaje. «Lo importante no es lo que aprendan sino la persona», argumenta Gorosmendi.

Lo importante no es lo que aprendan sino la persona

El sistema se basa en seis principios que guían el trabajo en el centro: individualización (cada persona trabaja a sus propio nivel y ritmo desde sus capacidades), socialización (somos y actuamos como seres sociales), actividad (mental, que los niños tomen decisiones y sean el motor del sistema de aprendizaje), creatividad, libertad, globalización y normalización.

«La clave son las diferencias metodológicas», explica la jefa de estudios de Amara Berri. El sistema trabaja con programas de ciclo y mezcla de edades. En cada aula se encuentran alumnos de dos años distintos. «Las diferentes edades en el grupo hace que las relaciones entre ellos sean diferentes. Y un año ejercen el rol de pequeños y otro el de mayores», expone.

El otro elemento son las aulas. Cada una de las clases está especializada en una materia. Una en lengua, otra en matemáticas, etc. Y a su vez el aula se divide en cuatro contextos o centros de trabajo, especializado cada uno en un área. Por seguir el caso del aula de lengua, dos de los centros de trabajo son la zona de charlas o la de creación literaria.

Los grupos van rotando por las aulas, al contrario de la escuela tradicional donde los que rotan son los maestros. El grupo se divide en cuatro subgrupos (uno por área de trabajo) y cada alumno desarrolla una actividad relacionada con su contexto. «Los niños deciden qué quieren trabajar. Así partimos de sus intereses. Cada actividad tiene su método de trabajo. Les ayuda a ganar autonomía, saber planificar», ilustra Gorosmendi. Y al final exponen.

Los contextos se mantienen durante todo el ciclo y los niños van rotando por las aulas. «Cada vez que vuelven al contexto acceden con otro bagaje o conocimiento. La segunda exposición será más elaborada porque el niño será más competente», explica.

Además de estos modelos, más definidos o definibles, hay cientos de escuelas por España que desarrollan sus propias metodologías. Algunas siguen en parte pedagogías como las expuestas, otras cogen elementos de varias para formar un método y las que hay que han creado las suyas propias, como Amara Berri. En muchas de ellas -y en la escuela pública se está haciendo también- prevalece la idea cambiar el concepto tradicional de la escuela y colocar al niño como receptor pasivo del conocimiento sino como centro activo del mismo.

Fuente: www.eldiario.es

Maestro21.org

Cristobal Cobo: «Las escuelas no pueden ser fábricas de licenciados»

El investigador del Instituto de Internet de la Universidad de Oxford critica «la resistencia al cambio de los sistemas educativos»

La tecnología entraña riesgos, «pero las oportunidades que conlleva son muchas y muy interesantes». Cristóbal Cobo coordina estudios sobre innovación educativa, aprendizaje y el futuro de internet en la Universidad de Oxford. Colabora además en diferentes proyectos desarrollados para la Comisión Europea. Este experto ofreció su particular visión sobre el cambio educativo en un debate organizado en el campus de la Universidad Europea en Madrid hace poco más de un mes. Hasta allí llevó su pionera teoría del «aprendizaje invisible» en plena era digital.

cristobal_cobo

-¿Cómo se puede encontrar un punto de equilibrio entre la educación formal y la informal, las experiencias vividas dentro y/o fuera del aula física y virtual?

-Esa es la gran pregunta: cómo cruzar ambos aprendizajes, cómo encontrar mayores flujos de adaptación de ambos sistemas o estructuras… Encontrar ese equilibrio es difícil porque los sistemas educativos se han convertido en estructuras tremendamente eficientes para resistirse al cambio. Si las universidades que hoy tenemos anunciaran que no piensan hacer nada nuevo en los próximos cinco años tendrían igualmente una gran demanda de estudiantes.

-¿Es un mercado en el que la oferta no modifica la demanda?

-Exacto. El último informe de Davos recogía un crecimiento exponencial del 160% de la educación terciaria en los últimos 20 años. ¡Está claro que es un negocio fantástico tal y como está! Sobre todo, si consideramos que es además un producto sin garantía de devolución: el estudiante que obtiene una educación que no le sirve para el futuro no puede reclamar el tiempo o el dinero invertido.

-Pero sí existe una reclamación social, por lo menos en el caso español está ocurriendo eso ante la cifra alarmante de desempleo juvenil…

-Larry Cuban utiliza un concepto que me gusta mucho: «No hay que “educacionalizar” los problemas». El sistema educativo tiene probablemente mucho que ver con el desempleo, pero hay otros factores que son parte de la ecuación. Es muy peligroso atribuir el paro solo a la educación.

-¿Percibe un cambio de esa actitud inmovilista?

-Los sistemas educativos siguen siendo herencias de una estructura industrial: formar para estandarizar. El ejemplo más claro de esa estandarización es PISA, que es una aberración como instrumento para identificar talentos y habilidades individuales. PISA no puede ser la única brújula que marque el norte hacia el que tienen que evolucionar los sistemas educativos, porque la gente acaba comparándolos como si fueran salsas de tomate. Insisto, esa obsesión por cuantificar tiene mucho que ver con la herencia industrial, pero las escuelas no pueden ser fábricas de licenciados sin más.

-¿Coincide con la OCDE en que el factor más importante para el progreso escolar es el entorno socio-económico y socio-cultural del alumno, no el presupuesto en educación?

-Por supuesto. El error es que mientras el diagnóstico sobre la importancia del entorno está bien, PISA sigue midiendo a todos los estudiantes con la misma regla. Einstein decía: «Si se juzga a un pez por su capacidad de trepar a un árbol, se pasará toda su vida creyendo que es un estúpido». Esto es exactamente lo que pasa con PISA. La buena noticia es que para 2015 incluirá una prueba digital de resolución colaborativa de problemas.

-¿Se refiere a la prueba que medirá no solo el resultado sino el proceso por el que se llega a él?

-Eso es. Está pensada para entender cómo son los procesos de negociación entre pares y cómo se diseña una estrategia de acción a partir del entendimiento de un problema. Permite además analizar datos más difíciles de medir pero que tienen mucho más que ver con cómo las personas administramos el conocimiento. Hoy en día, el contenido está disponible en muchos sitios, a través de los diferentes dispositivos, pero las capacidades de cada uno están en el cerebro. Por ello, es mucho más útil centrarnos en cómo aprendemos y no solo en qué aprendemos.

-¿Le parece una «caza de brujas» la crítica constante al profesorado?

-Si una persona quiere tener un trabajo cómodo no opta por la educación, hay otros empleos menos estresantes y mejor remunerados. Lo que ocurre es que aniquilamos la vocación del docente al bombardearle con una carga enorme de actividades y unos programas de estudios adsurdamente extensos, que dan prioridad a la mera recopilación de contenidos en lugar de potenciar otras habilidades… Al final el profesor está tremendamente instrumentalizado y se convierte en una especie de funcionario del sistema educativo.

Fuente: http://www.abc.es/economia/20140325/abci-cristobal-cobo-educacion-oxford-201403232025.html

Maestro21.org

12 principios del aprendizaje móvil | #mlearning


Principles-of-Mobile-Learning

12 Principios del aprendizaje móvil es el título de una entrada de Terry Heick sobre Mobile Learning en TeachTought, que nos puede servir de fuente para pensar en el tema. Como dice Heick, las prácticas de aprendizaje y las herramientas van cambiando y el aprendizaje móvil va evolucionando. O mejor dicho, lo que entendemos por aprendizaje móvil va modificándose a medida que las condiciones cambian, sin embargo, algunas constantes se pueden identificar. Algunas de esas constantes (les decimos nosotros, no las llama así el autor) entendemos que bien podrían estar representados por esos 12 principios de los cuales hacemos una breve interpretación ahora:

1. El Acceso: refiere al punto clave en aprendizaje móvil que es la posibilidad de acceder, a contenidos, a compañeros, a expertos, etc.

2. Las métricas: necesarias para evaluar.

3. La nube: como plataforma.

4. La transparencia: como subproducto de la conectividad, movilidad y colaboración.

5. El juego: como metodología.

6. La asincronicidad: como parte de la estrategia.mobile-learning

7. La autogestión: como aspecto relevante del aprendizaje

8. La diversidad: de dispositivos y de destinatarios.

9. La curaduría: como aspecto importante en la forma de enseñanza.

10. El blending (la mezcla): de encuentro presencial y virtual.

11. El «siempre-activo»: hace alusión a la posibilidad de volver sobre un contenido-conversación permanentemente.

12. La autenticidad: Es un recurso que usa el autor para validar (o cerrar el conteo) diciendo que los anteriores 11 principios generan un conglomerado de condiciones que no se pueden dar en un aula (presencial) y eso aporta un costado auténtico, en el camino a una «personalización» del aprendizaje.

Sin dudas son discutibles, pero creo que es útil tener a mano esta gráfica para pensar en aprendizaje móvil.

Fuente: http://www.educomunicacion.com/2014/01/12-principios-del-aprendizaje-movil.html

 Maestro21.org

Cómo Estudiar para un Examen Parcial

Sabemos que los exámenes parciales y, en algunos casos los exámenes finales, se acercan ya para muchos de vosotros. En este artículo os proporcionamos algunosconsejos de estudio e ideas para elaborar un plan de estudios efectivo que os permita organizar vuestros estudios desde hoy hasta el día en el que te presentes a hacer tu primer examen parcial.

Las Semanas y Meses Antes de los Exámenes

Cómo-estudiar-para-un-examen-parcial-online

1. Organización: Esta es una de las técnicas de estudio más efectivas que se conocen, y sin embargo es una de las más infravaloradas. Elaborar un calendario de estudio te ayuda a organizar tus objetivos de estudio y asignar una escala de tiempo para alcanzarlos. Su uso incrementa además tu motivación para sentarte y empezar a estudiar.

2. Reglas Mnemotécnicas: Las reglas mnemotécnicas consisten en asociar ciertos conceptos con otros que nos resultan más familiares. La mnemotecnia es especialmente útil para memorizar listas. Un ejemplo sería “PRO METo a ANA ver la TELE”. Esta regla mnemotécnica ayuda a recordar las fases de la mitosis celular: Profase, Metafase, Anafase y Telofase.

3. Procrastinación: Saber superar la procrastinación es una habilidad clave cuando se trata de triunfar en los exámenes parciales. Mantenerse motivado y organizado es la mejor manera de dejar de procrastinar.

4. Estilo de Aprendizaje: Saber cuáles son las mejores técnicas de estudio para ti es indispensable para aprender de una manera efectiva y asimilar nueva información con facilidad. Algunas personas prefieren leer y otras prefieren escuchar. Otros aprenden más fácilmente haciendo, mientras que a otros les resulta más efectivo planificar las cosas con lógica. Conocer cómo sacar el máximo provecho a tus habilidades y estilo de aprendizaje te ayudará a la larga. Este conocimiento tendrá un impacto sobre tu estrategia y tu plan de estudios en las semanas próximas al examen parcial. Descubre qué tipo de aprendizaje se adapta mejor a ti en nuestro post “Cómo sacarle el máximo rendimiento a tu estilo de aprendizaje“.

5. La Mejor Hora de Estudio:¿Eres una persona madrugadora o prefieres la noche? Tu respuesta definirá cuándo has de estudiar. Tener esto claro te ayudará a aprovechar tu tiempo de estudio al máximo. Recientemente publicamos un post con una comparativa sobre las diferencias entre estudiar de noche o de día. Te recomendamos su lectura para profundizar más en este tema.

La Semana Antes del Examen Parcial

La semana antes de un examen parcial NO es el mejor momento para empezar a estudiar. La semana anterior a un examen debe ser el momento en el que repasar todo lo que has estudiado hasta entonces. Si has creado un calendario de estudioy seguido tu plan, a estas alturas debes estar suficientemente preparado para triunfar en los exámenes.

Es importante que recuerdes que no es necesario cubrir el 100% de cada asignatura. Puedes estudiar el 80% de una materia a fondo pero te costará más tiempo y esfuerzo estudiar el 20% restante. En la mayoría de casos es mejor pasar a otra área, en vez de perder mucho tiempo y energía en estudiar esa parte. Además, muchas asignaturas no requieren que estudies todos los capítulos del temario. Muchas veces podrás dejar algunas secciones y evitar preguntas sobre ellas en el examen.

Algo que sí debes hacer la semana antes del examen es asegurarte de conocer el formato del examen. Tener un conocimiento en profundidad sobre la estructura del examen es imperativo. Tu profesor debe informarte sobre el formato y si no lo hace, asegúrate de preguntarle. Antes de entrar en el examen debes conocer cuánto tiempo durará, de qué secciones se compone, qué peso tiene cada una de ellas dentro de la puntuación final, qué tipos de preguntas se plantearán, y cuánto tiempo has de dedicar a cada una.Cómo-estudiar-para-exámenes-parciales

Llegados a este punto te recomendamos que uses palabras que desencadenen un proceso de pensamiento para poner a prueba tu conocimiento sobre un tema. Al oír este tipo de palabras, tu mente empieza a hacer conexiones automáticamente, desencadenando una serie de pensamientos, términos, conceptos y definiciones. De manera similar a un Mapa Mental, estas palabras actúan como una idea central que provoca una serie de pensamientos sobre información relacionada. Si eres capaz de superar este ejercicio con éxito, puedes estar seguro de haber asimilado bien el contenido de una materia.

La Noche Antes del Examen

Ningún estudiante debería estar orgulloso de no haber estudiado hasta la noche antes del examen – es algo totalmente contraproducente. Al contrario, esa noche debes estar centrado en asegurarte de tener todo listo para el examen. Cena bien, intenta relajarte lo máximo posible y vete a dormir pronto. Puedes leer algún resumen de tus apuntes o hacer tests pero no deberías estar estudiando algo que no hayas estudiado en las semanas pasadas.

Piensa en positivo. Intenta no pensar en lo que puede salir mal durante el examen. Tan solo recuerda que te has preparado para el examen parcial con ahínco y estás preparado para obtener el mejor resultado posible.

El Día del Examen

Aquí tienes algunos consejos para el día en el que te postulas a los exámenes parciales:

Cómo-estudiar-para-los-parciales

  • Madruga para no tener que desayunar y arreglarte corriendo
  • Repasa la hora y lugar del examen para evitar cualquier confusión y acabar en el lugar equivocado
  • Revisa que tienes todo lo necesario antes de salir de casa – Carné de estudiante, bolígrafo, mapa para llegar al lugar del examen, etc.
  • Recuerda escribir tu nombre en la hoja del examen. No te imaginas la cantidad de gente que olvida hacerlo
  • Lee todas las preguntas del examen cuidadosamente antes de empezar y planifica el tiempo que vas a dedicar a responder cada una de ellas

¿Nos hemos dejado algo? Cuéntanos tus secretos de preparación para los exámenes parciales.

Fuente:http://www.examtime.es/examen-parcial/

www.Maestro21.org

El derecho de los niños a perder

León Trahtemberg.-

Muchas familias, clubes deportivos  y colegios han traducido las recomendaciones de los  psicólogos de evitar traumatizar a los niños que tienen algunas dificultades en una actitud de recompensar a todos por cualquier cosa que hagan. Incluso ahora se otorgan trofeos y medallas a todos,  por el solo hecho de participar. Se quiere transmitir a los niños la sensación de que siempre son ganadores, o que todos son ganadores.

Por eso es bueno estudiar el efecto de las alabanzas y las recompensas en los niños.

Lo que se conoce es claro: los premios ocasionales o producto de mucho esfuerzo pueden ser motivadores poderosos, pero el reconocimiento sin parar no inspira a los niños a tener éxito. Es más, puede desalentarlos.

Sobre el tema Ashley Merryman escribió un interesante artículo “Losing Is Good for You” (New York Times, 24/09/2013) en el que cita hallazgos de la psicóloga Carol Dweck de la Universidad de Stanford quien encontró que los niños en un principio responden de manera positiva a las alabanzas y disfrutan de escuchar que son talentosos e inteligentes. Pero después de muchos  elogios respecto a sus habilidades innatas, tienden a colapsar ante las primeras experiencias de  dificultad. Desmoralizados por el fracaso que no saben cómo digerir, prefieren evadir la situación de riesgo en lugar de hacer nuevos intentos por superarlos. Los investigadores Bradley Morris y Shannon Zentall pidieron a varios niños en un experimento controlado, que hagan dibujos. Los que escucharon elogios por su trabajo respecto a su talento innato se obsesionaron dos veces más que los otros con los errores que habían hecho. El paso siguiente es abandonar ante algo exigente.

A los 4-5 años los niños ya no pueden ser engañados con trofeos. Ellos saben quién hace las cosas muy bien y a quién le cuesta trabajo hacerlo. Pero aquellos que pueden sentirse animados a   competir, si saben que automáticamente van a recibir una recompensa, actúan como si pensaran  ¿para qué esmerarse? ¿Por qué molestarse en aprender a resolver problemas?

Merryman sostiene que si él fuera un entrenador de béisbol, solo tendría tres premios: al mejor en todo, al que tiene mayor progreso y al que muestra más deportividad, y les daría una lista de cosas  que hay que hacer para ganar cada uno de esos premios. Sabrían desde el primer momento que la excelencia, la mejora, el carácter y la persistencia son valorados.

Sin duda antes de castigar a los niños se debe tener en cuenta sus niveles individuales de desarrollo cognitivo y emocional, para lo cual hay que hacer un seguimiento de cada uno,  cambiando el enfoque de trabajo si hay resultados negativos. Sin embargo, cuando se trata de premios, sostener que los niños deben ser tratados todos de manera idéntica -todo el mundo siempre tiene que ganar- parece un error. Eso solo produce resultados negativos para los niños concretos y para la sociedad en su conjunto.

Quienes estudian los recientes aumentos en el narcisismo en los estudiantes advierten que cuando las salas de estar están llenas de trofeos de participación el mensaje cultural  parece ser que para tener éxito basta con participar. Poco a poco los estudiantes de colegio y universidad llegan a la conclusión que si se puede recibir premios y reconocimientos sin que haya mediado un trabajo esforzado ¿para qué esforzarse?.  En no poco casos, hay empleados que por  asistir puntualmente a todas las jornadas de trabajo y actividades creen estar en la línea para merecer algún reconocimiento o ascenso.

La verdad de las cosas es que en la vida muchas veces se pierde más de las que se gana, aún si alguien es bueno en un campo. Las personas sólidas son aquellas que pese a ello siguen adelante  sin resignarse. Si los niños cometen errores, no se trata de convertirlos en victorias decoradas. Se trata de enseñarles a subsanar sus errores, superar sus dificultades y contratiempos, tolerar las frustraciones, de modo que puedan entender que el éxito es función del progreso a lo largo del tiempo y no el resultado de una victoria o derrota en particular.

El niño tiene que recuperar su derecho a perder.

Fuente: http://eltiempo.pe/2013/10/19/el-derecho-de-los-ninos-a-perder/

Cinco alimentos que ayudan a aumentar la inteligencia

El pescado azul, la remolacha o el jamón ibérico son fuente de todo tipo de sustancias que contribuyen a mejorar las conexiones neuronales.

la remolacha

 

Alimentarse de forma sana y natural es una tendencia que ha ganado mucho terreno en los últimos años, desplazando a la comida basura de los menús diarios de muchas personas en favor de la tradicional dieta mediterránea. Los productos que forman parte de esta dieta han demostrado contribuir a mejorar la salud y aportar más energía y vitalidad a quienes los consumen. Muchos de ellos, además, ayudan a mejorar la inteligencia.

En el blog «Cooking ideas» han recopilado cinco alimentos ricos en nutrientes como el yodo, la colina, el ácido graso omega 3, el monofosfato de uridina o el zinc, que favorecen las conexiones neuronales y ayudan a que el cerebro funcione mejor. ¿Cuántos forman ya parte de tu dieta?

1.- La sal yodada: Un reciente estudio de la Agencia Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos asegura que la introducción de sal yodada en el país en 1924 ha tenido un gran efecto en el aumento del cociente intelectual de sus ciudadanos, contribuyendo a su elevación en hasta 3,5 puntos de media. Mientras, el plan «The Micronutrient Initiative» ha elevado la inteligencia promedio de los paquistaníes entre 12 y 13 puntos gracias a la introducción del yodo en la sal. Además, el estudio indica que la carencia de yodo en una mujer embarazada impide de forma irreversible el desarrollo cognitivo del feto.

2.- El pescado azul: Muy rico en ácido graso omega 3, la ingesta de pescado azul puede hacer que una persona mejore su cociente intelectual hasta en 3,5 puntos. El atún, las sardinas, las anchoas, el salmón o la anguila son algunos de los pescados azules habituales en las pescaderías y que deberían formar parte de la dieta diaria si queremos para mejorar el rendimiento de nuestro cerebro.

3.- Los huevos: La colina presente en los huevos fortalece las conexiones nerviosas entre las neuronas que permiten la transmisión de emociones, ideas o recuerdos. Según asegura un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), su consumo habitual durante cuatro semanas puede producir un aumento visible de nuestras habilidades cognitivas.

4.- La remolacha: Esta hortaliza posee monofosfato de uridina, que al igual que el omega 3, la colina y el yodo, favorece las conexiones de las células nerviosas, por lo que aumentan nuestras habilidades cognitivas. El estudio del MIT descubrió también que los ratones que consumían remolacha a diario sufrieron cambios bioquímicos en las sinapsis neuronales que aumentaron su inteligencia.

jamon iberico

5.– El jamón: Este alimento, uno de los pilares de la dieta mediterránea junto al aceite de oliva, contiene zinc, mineral que, entre otras funciones, ayuda a mejorar la rapidez mental. Sin embargo, se trata de una cantidad pequeña (2,3 mg por 100 gramos), por lo que sería necesario consumir casi un kilo de jamón para alcanzar la cantidad diaria de zinc recomendada por los expertos de nutrición. Lo que no deja de ser una excelente excusa para degustar un buen plato o bocadillo de jamón ibérico sin ningún tipo de remordimientos.

www.Maestro21.org

Wikis y aprendizaje colaborativo

¿Alguna vez has creado un documento, junto con tus compañeros o colegas, usando uno de esos procesadores de texto en línea que, como el Google Docs, facilitan un espacio en el que se puede escribir, editar y formatear documentos de texto y colaborar con otras personas tanto sincrónica como asincrónicamente? En caso afirmativo, has llevado a cabo una colaboración basada en wiki.

 

Wikis

  Insung Jung es profesora de Educación en la International Christian University de Tokio, Japón. Sudcoreana de nacimiento, estudió y trabajó como directora del Multimedia Education Center de la Ewha Women’s University de Seúl. Incansable viajera, más allá de su interés por el uso de la herramientas tecnológicas que pueden facilitar la educación, y de su concimiento de la educación en el continente asiático, colabora con diversos organismos internacionales  (UNESCO, World Bank) como experta en calidad de la educación en línea.

¿Alguna vez has creado un documento, junto con tus compañeros o colegas, usando uno de esos procesadores de texto en línea que, como el Google Docs, facilitan un espacio en el que se puede escribir, editar y formatear documentos de texto y colaborar con otras personas tanto sincrónica como asincrónicamente? En caso afirmativo, has llevado a cabo una colaboración basada en wiki.

Actualmente, estamos siendo testigos de un cambio de paradigma educacional: la instrucción hasta ahora dominada por el profesor está dando paso al constructivismo, que pone el acento en la implicación activa y la colaboración de los estudiantes en el proceso de aprendizaje. Las wikis son una herramienta muy útil a la hora de respaldar este nuevo paradigma. Permiten que los alumnos creen, editen, mezclen, replanteen, vinculen y compartan contenidos, hablen de temas diversos, colaboren entre ellos y se presten apoyo cognitivo y afectivo mutuo. La Wikipedia, una enciclopedia en línea gratuita y multilingüe, es el ejemplo de wiki más conocido. La redactan los usuarios de Internet en colaboración mutua. Estoy convencida de que, de un modo u otro, todos habréis recurrido alguna vez a la Wikipedia, y algunos incluso habréis participado en la edición o creación de algunas de sus páginas. ¿No es asombroso que, desde que se creó en 2001, Wikipedia haya crecido hasta convertirse en el sitio web de referencia más popular? ¡Atrae a 15 millones de visitantes al día! Cientos de miles de voluntarios de Internet de todos los rincones del mundo editan decenas de miles de páginas o artículos, y crean miles de nuevos artículos colectivamente y sin conocerse unos a otros. Como Wikipedia, las demás wikis nos brindan la posibilidad de actualizar y crear información continuamente. Al conservar historiales de páginas muy extensos, las wikis también nos permiten referirnos a versiones anteriores de nuestros textos y ayudan a los demás a seguir el progreso realizado y los avances en la comprensión del tema.

 

Aprendizaje colaborativo

Veamos un ejemplo: varios profesores que imparten clases de idioma extranjero en la universidad se han dado cuenta de que las wikis son muy útiles para corregir errores gramaticales y mejorar las expresiones lingüísticas por medio de la revisión por pares; favorecen, asimismo, la implicación de los estudiantes en la redacción de textos, la edición de textos de los demás, así como la colaboración y el trabajo en red en un entorno de aprendizaje basado en las wikis. Las wikis gratuitas que más se utilizan en educación son MediaWiki, DokuWIKI, PmWiki, ZohoWiki y WikkaWiki. Cctext, Google Sites, PBWorks yWikiSpaces también son aplicaciones wiki muy populares.


Pero ¡recordad! El uso de una wiki no garantiza por sí solo la colaboración del estudiante ni tampoco sus progresos en el aprendizaje. A pesar de que la nueva generación de profesores y alumnos son muy partidarios del uso de estos sitios web, la enseñanza basada en wikis mal diseñadas o insuficientemente contrastadas puede tener consecuencias negativas. Es necesario que los profesores sepan cómo integrar las wikis en su estrategia pedagógica y se fijen en el diseño educativo y el tipo y nivel de apoyo necesario para ayudar a los estudiantes a seguir y aprovechar al máximo el aprendizaje colaborativo.

He aquí tres estrategias efectivas para el aprendizaje basado en wikis: 1) Asegurarse de que, al principio de la actividad, se den explicaciones claras y precisas de los procesos de aprendizaje propuestos y de sus resultados. Hacer una demostración paso a paso de cómo usar las funciones de la wiki, cómo colaborar eficazmente con los demás y cómo completar una tarea es una buena estrategia para explicar los pasos de una solución y sus resultados, especialmente a los alumnos principiantes. 2) Determinar los miembros de los grupos de forma adecuada para promover la colaboración basada en la wiki. La creación de grupos heterogéneos de estudiantes en función de diversas características ha demostrado tener un gran potencial a la hora de fomentar la colaboración basada en la wiki. 3) Asegurarse de que hay un facilitador/moderador que anime a participar a todos los miembros del grupo y que asegure que sus aportaciones cumplen el objetivo esperado.

Yo he usado wikis cuando he trabajado en colaboración con investigadores o escritores geográficamente dispersos y me ha parecido que son una herramienta útil para añadir información o actualizarla, y también para intercambiar opiniones. En mis clases, suelo usar la wiki que hay en el Moodle ―el sistema de gestión de aprendizaje de mi centro― para promover la redacción colaborativa de informes.

 

 

¿Cuál es tu experiencia? En tu opinión, ¿qué ventajas e inconvenientes tienen las wikis?

 

 

Fuente: http://blogs.elpais.com/traspasando-la-linea/2013/08/wikis-y-aprendizaje-colaborativo.html