5 Formas de ayudar a los estudiantes a automotivarse

niña-música“Desearía que mis estudiantes se preocuparan más” Muchos profesores – jóvenes y veteranos – lo han dicho o al menos lo han sentido. Trabajamos duro para motivar a nuestros estudiantes pero ¿cómo ayudar nosotros a que ellos se auto motiven?

Hemos estado leyendo el libro de Larry Ferlazo “ Helping Students Motivate Themselves: Practical Answers to Classroom Challenges ” y compartimos estos cinco tips para ayudar a nuestros estudiantes desarrollar su motivación intrínseca.

Alentar a los estudiantes a tomar riesgos

Muchos de nosotros no disfrutamos cometiendo errores y menos aún en público. Como resultado, a menudo evitamos enfrentar nuevos desafíos. Entonces, como alentamos a nuestros estudiantes a tomar riesgos por si mismos? Según Ferlazzo podemos empezar omitiendo los halagos. Frases como: “June, tu eres muy inteligente” parece inocuo incluso útil, pero en realidad, centra la atención de nuestros estudiantes a mantener una imagen, no en llevarlos a nuevos límites. En lugar de alabarlo, alaba acciones específicas. Diciendo cosas como: “haz trabajado muy duro hoy” o “ tu oración comunica la idea principal muy bien” puede, como Ferlazzo sugiere: “hace que los estudiantes tengan más control de sus éxitos, y este hacer bien es menos dependiente de su inteligencia natural”

Construir relacionesniña-papá

La investigaciones continúan para encontrar la conexión entre relaciones profesor-estudiantes positivas y éxitos académicos. Hay muchas maneras en que podemos fomentar las relaciones más significativas con los estudiantes, pero tal vez el mejor lugar para comenzar es con nosotros mismos. Ferlazzo sugiere que demos un paso atrás y consideremos como pensamos y hablamos a nuestros estudiantes.

Usar un lenguaje negativo para describir un comportamiento desafiante a menudo distorsiona la forma en que lo vemos. Si etiquetamos a los estudiantes a quienes vemos desmotivados o desencajados como “testarudos” o “flojos”, entonces nuestra reacción a estos estudiantes será, más a menudo que no, negativa. Sin embargo, si nosotros vemos a ese mismo estudiante como “empeñado” o “persistente” vamos a tener más probabilidad de transmitir respeto.

Utilizar aprendizaje cooperativo

Las conferencias son, por su propia naturaleza, las actividades pasivas. Claro, los estudiantes pueden tomar notas o hacer preguntas ocasionales pero las ponencias hacen muy poco para desarrollar la motivación intrínseca de los alumnos.
Mientras Ferlazzo no está sugiriendo que desechemos las conferencias por completo, él nos anima a mantenerlos al mínimo. En lugar de dar conferencias, hay que encontrar maneras de incorporar el aprendizaje cooperativo en las lecciones. Estos pueden ser tan básicos como “piensa-juntate-comparte” (think-pair-share) o más ambiciosa como problema y el aprendizaje basado en proyectos.

Establezca expectativas específicas

???????????

Aquí hay un tip de Robyn Jackson. Muy a menudo lo que parece ser la resistencia de los estudiantes es en realidad la confusión sobre nuestras peticiones vagas. Considere la diferencia entre lo siguiente:
• Te esforzaras más para prestar atención en clase?
• Durante la clase, quiero que mantengas la cabeza fuera del escritorio, mantengas los ojos abiertos puestos en mí, y pon todo tu material sobre el escritorio.
Nota la forma de la primera, carece de instrucciones específicas, no da al estudiante una idea clara de lo que se espera del él o ella. Siempre da a tus estudiantes pasos concretos para hacer la actividad.

Crear oportunidades para que los estudiantes tomen decisiones

La mayoría de nosotros estamos motivados cuando sentimos que tenemos el control sobre nuestro entorno. Invite a los estudiantes a tener una voz en las decisiones del aula-donde se sienten, en día prueba, en el orden en que estudian las unidades, o incluso cuando una planta se deben colocar en el salón de clases – puede ayudar a desarrollar una mayor sensación de control.

Traducido por: Instituto Maestro21 (LCR)
 

Maestro21.org

[recent_posts style=»1″ posts_num=»5″][/recent_posts]

Los riesgos de dejar de escribir a mano

Es asombrosa la facilidad con que los más pequeños se adaptan a la«era digital». Los más avispados, con apenas tres años son capaces ya de teclear su nombre en el móvil de sus padres y enviarlo, junto con un montón de iconos, por whatsapp, para regocijo de sus orgullosos progenitores. Y los propios planes educativos fomentan cada vez más el uso de las nuevas tecnologías, de modo que la tableta empieza a ser una herramienta tan habitual como lo había sido siempre el cuaderno.

tablets-ninos-1

Aparentemente, se podría pensar que así aprenden antes a reconocer las letras y parece que las largas horas que invertíamos en caligrafía las generaciones anteriores estarían de más. La rapidez con que el ordenador se introduce en las aulas reduce el tiempo que los estudiantes han de esforzarse en escribir a mano. Pero, ¿tiene alguna repercusión en el rendimiento académico?

Neurocientíficos y psicopedagogos se lo plantean. Escribir a mano tiene sus ventajas frente al uso del teclado. Entre ellas, facilita un mejor conocimiento de la ortografía, una mayor fluidez de ideas a la hora de escribir redacciones, mejor capacidad de lectura y, además, potencia la memoria.

Los estudios de neuroimagen evidencian que el cerebro se activa más cuando se escribe que cuando se teclea. En el primer caso se crea una representación interna de las letras que involucra la integración de las áreas visuales y motoras del cerebro. Además, se activan áreas relacionadas con la ortografía, sonido y significado de las palabras. Esas áreas se solapan con otras fundamentales en la producción y comprensión del lenguaje, así como en la comprensión de la lectura, lo que podría explicar las habilidades que se potencian con la escritura.

Por el contrario, cuando los niños se limitan a teclear, simplemente están representando en su cerebro un mapa del teclado, según un estudio de la Universidad de Indiana publicado en «Frontiers in Psychology».

Mayor esfuerzo mental

Aprender a escribir a mano es un proceso más complejo que teclear unas letras y exige que el cerebro se esfuerce más. Hay que hacer una representación mental de las letras que se van a escribir, y eso supone un mayor esfuerzo mental que a larga es rentable, explica Juan Lupiáñez, director del grupo de Neurociencia Cognitiva de la Universidad de Granada. Los caracteres que los niños se esfuerzan en poner por escrito no son siempre iguales, como los de imprenta, y eso les ayuda también a generalizar y a internalizar los rasgos esenciales con los que se representa cada letra, independientemente de la destrezacon que se represente, añade. Ese aprendizaje tan profundo que propicia la escritura les ayuda después a reconocer mejor los signos que leen, con lo que la comprensión lectora también aumenta.

escribir

Y las ventajas se extienden más allá de los primeros años. Tomar notas con el ordenador es menos efectivo para el aprendizaje que hacerlo a mano, según un estudio publicado este mes en la revista «Pychological Science». Quienes cogen sus apuntes a mano tienen un aprendizaje más profundo de los conceptos, mientras que los que teclean tienen un recuerdo más literal, pero menos memoria de los aspectos conceptuales importantes de la clase, apunta Lupiáñez, que lo ha comprobado con sus alumnos.

«Cuando escribes a mano no tomas nota de todo, porque no da tiempo. A cambio, haces muchos procesos de integrar y seleccionar lo más importante y vas elaborando el contenido», explica. Por el contrario, el teclado facilita escribir mucho más rápido, con lo que la tendencia es a tomar apuntes literales, sin procesar mucho la información. «A mano el proceso es más dinámico, porque colocas flechas y vas integrando la información que recoges, algo que con el ordenador es más difícil hacer», aclara Lupiáñez.

En cualquier caso, señala, lo importante es el uso que se haga del ordenador, que puede ser muy útil si se utiliza adecuadamente, porque evita memorizar datos que pueden buscarse en internet pero exige tener las ideas claras para saber cómo encontrarlos. «Lo importante no es escritura a mano frente a ordenador, sino que a mano procesamos la información de una forma mucho más activa que si usamos el teclado. Para que el cerebro aprenda tienes que retarlo, ponerle al límite de lo que sabe y lo que no. Y así es como va adquiriendo nuevos conocimientos de forma sólida», concluye.

El psicopedagogo Pablo Canosa también defiende la escritura a mano, puesto que, «es siempre preferible el proceso que active más áreas cerebrales, porque provoca mejores aprendizajes, más profundos y duraderos». «Al escribir a mano -explica-, los movimientos que tenemos que realizar dejan una huella motora en el cerebro que facilita el posterior reconocimiento de las letras y de las palabras. Es decir, que ayuda a un mejor aprendizaje de la lectura». Según Canosa, profesor en el Centro Universitario Villanueva de Madrid y subdirector de Docencia de Fomento de Centros de Enseñanza, «la representación de cada letra, de su grafía, se fija mucho mejor al escribir a mano que al hacerlo con el teclado».

Con la grafomotricidad, agrega, se desarrollan la discriminación auditiva y visual, la organización espacio-temporal, la correcta presión y prensión del instrumento de escritura y el dominio de la mano, entre otras habilidades.

Para saber: Un colegio donde los alumnos escriben sus libros de texto

P.Q./M.T. MADRID
En el colegio público Padre Coloma de Madrid no hay libros de texto. O, mejor dicho, los elaboran a mano los propios alumnos en sus cuadernos. Además de suponer un ahorro, ello obedece a la importancia que el centro da a la caligrafía. «Aprender a escribir no solo implica aprender las letras y los números, sino también habilidades como el control motor, la memoria y la capacidad de procesar pensamientos coherentes en un orden lógico», opina la directora, Carmen Pascual.
Al escribir a mano, señala, «se piensa más lo que se está diciendo». «La buena caligrafía refleja orden, y no solo en la escritura, sino orden para resolver los problemas de la vida», sostiene. Los libros actuales, especialmente en Educación Infantil y en los primeros cursos de Primaria, «que es cuando tienen que adquirir esta destreza, no promueven la escritura. Apenas escriben en ellos y ése es el motivo por el que los hemos suprimido y sustituido por la elaboración de sus propios libros», explica.
Pese a la tendencia general a arrinconar la escritura a mano en la educación, otras iniciativas tratan de impedir que se pierda la caligrafía. En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, las pruebas de Lectura, Escritura y Aritmética (LEA) y la Prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables (Prueba CDI) incluye dictados en la parte escrita. Además, cada año se convoca un concurso de narración y poesía en el que es obligatorio escribir a mano los trabajos.

El derecho de los niños a perder

León Trahtemberg.-

Muchas familias, clubes deportivos  y colegios han traducido las recomendaciones de los  psicólogos de evitar traumatizar a los niños que tienen algunas dificultades en una actitud de recompensar a todos por cualquier cosa que hagan. Incluso ahora se otorgan trofeos y medallas a todos,  por el solo hecho de participar. Se quiere transmitir a los niños la sensación de que siempre son ganadores, o que todos son ganadores.

Por eso es bueno estudiar el efecto de las alabanzas y las recompensas en los niños.

Lo que se conoce es claro: los premios ocasionales o producto de mucho esfuerzo pueden ser motivadores poderosos, pero el reconocimiento sin parar no inspira a los niños a tener éxito. Es más, puede desalentarlos.

Sobre el tema Ashley Merryman escribió un interesante artículo “Losing Is Good for You” (New York Times, 24/09/2013) en el que cita hallazgos de la psicóloga Carol Dweck de la Universidad de Stanford quien encontró que los niños en un principio responden de manera positiva a las alabanzas y disfrutan de escuchar que son talentosos e inteligentes. Pero después de muchos  elogios respecto a sus habilidades innatas, tienden a colapsar ante las primeras experiencias de  dificultad. Desmoralizados por el fracaso que no saben cómo digerir, prefieren evadir la situación de riesgo en lugar de hacer nuevos intentos por superarlos. Los investigadores Bradley Morris y Shannon Zentall pidieron a varios niños en un experimento controlado, que hagan dibujos. Los que escucharon elogios por su trabajo respecto a su talento innato se obsesionaron dos veces más que los otros con los errores que habían hecho. El paso siguiente es abandonar ante algo exigente.

A los 4-5 años los niños ya no pueden ser engañados con trofeos. Ellos saben quién hace las cosas muy bien y a quién le cuesta trabajo hacerlo. Pero aquellos que pueden sentirse animados a   competir, si saben que automáticamente van a recibir una recompensa, actúan como si pensaran  ¿para qué esmerarse? ¿Por qué molestarse en aprender a resolver problemas?

Merryman sostiene que si él fuera un entrenador de béisbol, solo tendría tres premios: al mejor en todo, al que tiene mayor progreso y al que muestra más deportividad, y les daría una lista de cosas  que hay que hacer para ganar cada uno de esos premios. Sabrían desde el primer momento que la excelencia, la mejora, el carácter y la persistencia son valorados.

Sin duda antes de castigar a los niños se debe tener en cuenta sus niveles individuales de desarrollo cognitivo y emocional, para lo cual hay que hacer un seguimiento de cada uno,  cambiando el enfoque de trabajo si hay resultados negativos. Sin embargo, cuando se trata de premios, sostener que los niños deben ser tratados todos de manera idéntica -todo el mundo siempre tiene que ganar- parece un error. Eso solo produce resultados negativos para los niños concretos y para la sociedad en su conjunto.

Quienes estudian los recientes aumentos en el narcisismo en los estudiantes advierten que cuando las salas de estar están llenas de trofeos de participación el mensaje cultural  parece ser que para tener éxito basta con participar. Poco a poco los estudiantes de colegio y universidad llegan a la conclusión que si se puede recibir premios y reconocimientos sin que haya mediado un trabajo esforzado ¿para qué esforzarse?.  En no poco casos, hay empleados que por  asistir puntualmente a todas las jornadas de trabajo y actividades creen estar en la línea para merecer algún reconocimiento o ascenso.

La verdad de las cosas es que en la vida muchas veces se pierde más de las que se gana, aún si alguien es bueno en un campo. Las personas sólidas son aquellas que pese a ello siguen adelante  sin resignarse. Si los niños cometen errores, no se trata de convertirlos en victorias decoradas. Se trata de enseñarles a subsanar sus errores, superar sus dificultades y contratiempos, tolerar las frustraciones, de modo que puedan entender que el éxito es función del progreso a lo largo del tiempo y no el resultado de una victoria o derrota en particular.

El niño tiene que recuperar su derecho a perder.

Fuente: http://eltiempo.pe/2013/10/19/el-derecho-de-los-ninos-a-perder/

6 Aplicaciones para que los niños aprendan a programar

 TAGS:

Que la programación es una de las salidas profesionales con más futuro hoy en día es algo que todos deberíamos tener muy claro a estas alturas. Y como ocurre con muchas otras cosas, como el deporte, la música o los idiomas, cuanto antes se empiece con ello mejor.

Por eso, no son pocos los recursos (lenguajes de programación, plataformas, aplicaciones, comunicades onilne…) creados y diseñados para que los niños se familiaricen con los conceptos de programación y aprendan a crear sus propios programas fácilmente.

Si estos días de vacaciones escolares tienes a tus hijos, primos o sobrinos aburridos en casa sin saber qué

hacer, quizás sea un buen momento para introducirles en el mundo de la programación. Aquí tienes algunos recursos útiles para hacerlo:

Scratch

Creado nada menos que por el MIT, Scratch fue uno de los primeros (si no el primero) entornos de programación pensados para niños. El concepto de enseñar programación a los más pequeños con bloques de colores, arrastrándolos y soltándolos para definir el funcionamiento de tu aplicación, tiene aquí su origen.

 TAGS:

Scratch no es sólo una aplicación online, sino toda una comunidad creada en torno a la enseñanza de la programación. Está en varios idiomas, y aunque está orientada a niños a partir de los 8 años, cualquiera puede usarla. En palabras de sus creadores, Scratch te ayuda a desarrollar la creatividad, razonar, usar la lógica y colaborar. Con todo ello, puedes crear fácilmente historias interactivas, animaciones y juegos, y compartirlos con la comunidad.

Hopscotch

Hopscotch es una app de iPad que permite a los niños crear sus propios juegos y animaciones y aprender los conceptos básicos de programación mediante el uso de bloques de colores y una sintaxis muy sencilla. Está dirigida a niños entre 8 y 12 años, y se inspira en el funcionamiento de Scratch.

 TAGS:

Para programar cosas, los niños simplemente tienen arrastrar y soltar los bloques, creando con ellos scripts que realizan acciones. A medida que progresan de nivel, los niños pueden añadir más objetos y usar eventos personalizados, como agitar o girar el iPad.

Tynker

También basado en Scratch, Tynker es una plataforma de programación totalmente online que utiliza estándares abiertos como HTML5 y CSS3. A su fundador se le ocurrió la idea tras pagar más de mil dólares por un curso de programación donde su hijo de 9 años creó un juego, pero no aprendió los conceptos básicos de programación.

Tynker también basa su enseñanza en bloques de colores con los que los pequeños asimilan la lógica de la programación mientras se divierten. Pero a diferencia de otros, esta plataforma está orientada para su uso en las escuelas, asistida por los profesores. Próximamente, según su web, estará también disponible para uso individual en casa.

 TAGS:

App Inventor

De la mano del MIT también nos llega App Inventor, un entorno de programación online para niños pensado especialmente para crear aplicaciones para móviles y tablets Android. La interfaz simula la pantalla de un terminal Android y la programación se basa en el uso de bloques.

 TAGS:

Las aplicaciones que creas con el App Inventor funcionan en cualquier teléfono Android, y lo único que necesitas para ponerte a crear apps es un navegador web y una cuenta de Google. Esta herramienta de programación está pensada para niños un poco más mayores, pero a cambio tiene más posibilidades de personalización.

Alice

Otra universidad americana, esta vez la Carnegie Mellon, es responsable de Alice, unentorno de programación en 3D que permite a los estudiantes crear fácilmente una animación tridimensional para explicar una historia o jugar un videojuego. Alice está pensada para ser la puerta de entrada de los estudiantes al mundo de la programación orientada a objetos.

 TAGS:

Con Alice los chicos pueden aprender fácilmente los conceptos básicos de la animación en 3D, gracias a una intuitiva interfaz en la que se pueden arrastrar y soltar objetos para programar, usar instrucciones muy claras que corresponden a comandos de programación y ver el resultado en su animación al momento.

Kodu

Por último, de la mano de Microsoft, Kodu ofrece a los más pequeños una forma fácil y divertida de crear sus propios juegos, historias y cuentos interactivos en un entorno totalmente visual.

 TAGS:

Usando Kobu para crear juegos, Kodu no sólo potencia la creatividad y la capacidad de contar historias de los niños, sino que además les ayuda con conceptos tan importantes como la lógica, la capacidad de dividir objetivos complejos en diversas fases para trabajar mejor, la resolución de problemas, etc. Kodu está recomendado para niños de 8 años en adelante, y en algunos países como Australia se está usando en los colegios.

Autorretratos: un proyecto para que el niño explore su imagen e identidad

Compartimos este proyecto de ARTEDUCARTE®:

Estamos conscientes que la generación de niños que viene, son los que lograrán un cambio en cuanto al cuidado y preservación de nuestro planeta, pero es nuestra generación la responsable de enseñarles cómo y de darles las herramientas necesarias.

Aun así, les estamos enseñando solo con palabras y no con acciones, los niños aprenden interactuando, manipulando, haciendo. Por ello, ellos necesitan explorar, preguntar y conocer mucho más. 
Con base en este antecedente, Arteducarte ofrece proyectos de arte que ayudarán a cumplir con esta responsabilidad de una manera sencilla y divertida. Proyectos donde el eje transversal son las 4R: RECICLAR, REUTILIZAR, REDUCIR Y REPARAR. Proyectos que incentivan a los niños a buscar un objetivo común, un futuro mejor. Proyectos prácticos, reales, con materiales que representan nuestra basura diaria.

Título del proyecto: Autorretratos
Nivel: 6to de básica en adelante
Área: Entorno Natural y Social
Valores a trabajar: Respeto, responsabilidad, solidaridad y autoestima

Descripción del proyecto
Realización de un autorretrato, a través de la técnica del collage y reutilizando material de desecho como papeles, revistas, fotografías, pintura, objetos personales, entre otros, sobre cartón de reciclaje.
A través de este proyecto se dialoga sobre cada uno: sus gustos, sus intereses, y su compromiso para cuidar y preservar nuestro entorno, tan único en el mundo.

Objetivos
• Dialogar sobre las estrategias para la reducción de consumos.
• Ahondar en los conceptos de las 4R: reducir, reciclar, reparar y reutilizar.
• Compartir sobre la importancia de cuidar el medioambiente.
• Hablar sobre el autorretrato.
• Conocer sobre el collage.
• Aprender a trabajar con diferentes materiales al mismo tiempo.
– Desarrollar la autoconciencia y autovaloración en el estudiante.
– Promover la valoración de las diferencias físicas y culturales en el ser humano.

Desarrollo del proceso

Primera lección
Énfasis: Conocer qué es un autorretrato. Hablar sobre nuestras diferencias y el respeto por los demás.
Actividad: Explicar cómo dibujarse uno mismo, mirar los detalles y características. Pasarlo al papel. Hacer varios ensayos.
Materiales: Tres  hojas de reciclaje  A4, marcadores gruesos y finos, papel espejo.

Segunda lección
Énfasis:
 Conocer, valorar, cuidar y disfrutar de nuestro entorno.
Actividad: Dialogar sobre cómo la basura  daña a las personas y al ambiente. Realizar el autorretrato en el cartón, usar los marcadores. Determinar los elementos que se  incluirán en el collage y pegarlos.
Materiales: Cartón de reciclaje 60x50cm., marcadores gruesos y finos,  goma. Papeles, revistas, telas, tapas, tillos, etc.

Tercera lección
Énfasis:
 Hablar sobre las 4R y cómo aplicarlas en el día a día.
Actividad: Continuar pegando elementos que enriquezcan el autorretrato y pintar algunos espacios con pasteles grasos.
Materiales: Collages empezados,  goma. Revistas, telas, tapas, tillos, etc. Pasteles grasos.

Cuarta lección
Énfasis:
 Concienciar sobre la importancia de cuidar el hábitat. Conocerse a uno mismo.
Actividad: Resaltar detalles con pintura. Pegar o dibujar lo que es importante para cada uno, alrededor del autorretrato. Compartir los trabajos terminados.
Materiales: Collages, marcadores gruesos, pinturas acrílicas, pasteles grasos, pinceles medianos y finos, recipientes para  el agua, cubetas de huevo para la pintura,  esferos negros.

Muchos artistas pintan sus autorretratos utilizando un espejo. Por lo tanto, realizar un autorretrato es uno de los ejercicios de arte más profundos.
Implica analizarte, conocerte y descubrirte para que las expresiones dibujadas reflejen no solo cómo te ves físicamente, sino lo que eres interiormente.
Sicológicamente, se puede descubrir lo que se piensa de si mismo y el nivel de autoestima de una persona.

Dato artístico

Evaluación de conocimiento
Escribir un pequeño párrafo en el que expliquen cuáles son sus cualidades más importantes, por qué es importante el cuidar el medio ambiente, y qué beneficios trae para cada uno, personalmente. Compartir si lo desean.
Artista: Soledad Gómez para Arteducarte – 2011
Aprende a realizar un ANIMOSAICO, en la próxima edición!
Encuéntranos también en www.arteducarte.com

Clic Aquí para Descargar el Proyecto en .Pdf

www.Maestro21.edu.pe

Uno de cada 3 niños de entre 3 y 5 años usa la computadora

Así lo revelan los datos preliminares del Censo 2010. Mendoza está dos puntos porcentuales por debajo de la medianacional. Quiénes son los nativos digitales y cómo los atiende el Estado.

Cecilia Amadeo

[email protected]

Encienden y apagan la PC sin mayores obstáculos, manejan el mouse con la precisión de un cirujano y se conectan a internet con una naturalidad que sorprende. Y eso que apenas tienen entre 3 y 5 años. Son los nativos digitales, los que nacieron y crecen rodeados por las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Según los datos que arrojó el Censo 2010, 1 de cada 3 chicos mendocinos de ese rango etario usa la computadora.
Sigue leyendo