Categorías
EDUCACIÓN

Los riesgos de dejar de escribir a mano

Comparte este articulo:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Es asombrosa la facilidad con que los más pequeños se adaptan a la«era digital». Los más avispados, con apenas tres años son capaces ya de teclear su nombre en el móvil de sus padres y enviarlo, junto con un montón de iconos, por whatsapp, para regocijo de sus orgullosos progenitores. Y los propios planes educativos fomentan cada vez más el uso de las nuevas tecnologías, de modo que la tableta empieza a ser una herramienta tan habitual como lo había sido siempre el cuaderno.

tablets-ninos-1

Aparentemente, se podría pensar que así aprenden antes a reconocer las letras y parece que las largas horas que invertíamos en caligrafía las generaciones anteriores estarían de más. La rapidez con que el ordenador se introduce en las aulas reduce el tiempo que los estudiantes han de esforzarse en escribir a mano. Pero, ¿tiene alguna repercusión en el rendimiento académico?

Neurocientíficos y psicopedagogos se lo plantean. Escribir a mano tiene sus ventajas frente al uso del teclado. Entre ellas, facilita un mejor conocimiento de la ortografía, una mayor fluidez de ideas a la hora de escribir redacciones, mejor capacidad de lectura y, además, potencia la memoria.

Los estudios de neuroimagen evidencian que el cerebro se activa más cuando se escribe que cuando se teclea. En el primer caso se crea una representación interna de las letras que involucra la integración de las áreas visuales y motoras del cerebro. Además, se activan áreas relacionadas con la ortografía, sonido y significado de las palabras. Esas áreas se solapan con otras fundamentales en la producción y comprensión del lenguaje, así como en la comprensión de la lectura, lo que podría explicar las habilidades que se potencian con la escritura.

Por el contrario, cuando los niños se limitan a teclear, simplemente están representando en su cerebro un mapa del teclado, según un estudio de la Universidad de Indiana publicado en «Frontiers in Psychology».

Mayor esfuerzo mental

Aprender a escribir a mano es un proceso más complejo que teclear unas letras y exige que el cerebro se esfuerce más. Hay que hacer una representación mental de las letras que se van a escribir, y eso supone un mayor esfuerzo mental que a larga es rentable, explica Juan Lupiáñez, director del grupo de Neurociencia Cognitiva de la Universidad de Granada. Los caracteres que los niños se esfuerzan en poner por escrito no son siempre iguales, como los de imprenta, y eso les ayuda también a generalizar y a internalizar los rasgos esenciales con los que se representa cada letra, independientemente de la destrezacon que se represente, añade. Ese aprendizaje tan profundo que propicia la escritura les ayuda después a reconocer mejor los signos que leen, con lo que la comprensión lectora también aumenta.

escribir

Y las ventajas se extienden más allá de los primeros años. Tomar notas con el ordenador es menos efectivo para el aprendizaje que hacerlo a mano, según un estudio publicado este mes en la revista «Pychological Science». Quienes cogen sus apuntes a mano tienen un aprendizaje más profundo de los conceptos, mientras que los que teclean tienen un recuerdo más literal, pero menos memoria de los aspectos conceptuales importantes de la clase, apunta Lupiáñez, que lo ha comprobado con sus alumnos.

«Cuando escribes a mano no tomas nota de todo, porque no da tiempo. A cambio, haces muchos procesos de integrar y seleccionar lo más importante y vas elaborando el contenido», explica. Por el contrario, el teclado facilita escribir mucho más rápido, con lo que la tendencia es a tomar apuntes literales, sin procesar mucho la información. «A mano el proceso es más dinámico, porque colocas flechas y vas integrando la información que recoges, algo que con el ordenador es más difícil hacer», aclara Lupiáñez.

En cualquier caso, señala, lo importante es el uso que se haga del ordenador, que puede ser muy útil si se utiliza adecuadamente, porque evita memorizar datos que pueden buscarse en internet pero exige tener las ideas claras para saber cómo encontrarlos. «Lo importante no es escritura a mano frente a ordenador, sino que a mano procesamos la información de una forma mucho más activa que si usamos el teclado. Para que el cerebro aprenda tienes que retarlo, ponerle al límite de lo que sabe y lo que no. Y así es como va adquiriendo nuevos conocimientos de forma sólida», concluye.

El psicopedagogo Pablo Canosa también defiende la escritura a mano, puesto que, «es siempre preferible el proceso que active más áreas cerebrales, porque provoca mejores aprendizajes, más profundos y duraderos». «Al escribir a mano -explica-, los movimientos que tenemos que realizar dejan una huella motora en el cerebro que facilita el posterior reconocimiento de las letras y de las palabras. Es decir, que ayuda a un mejor aprendizaje de la lectura». Según Canosa, profesor en el Centro Universitario Villanueva de Madrid y subdirector de Docencia de Fomento de Centros de Enseñanza, «la representación de cada letra, de su grafía, se fija mucho mejor al escribir a mano que al hacerlo con el teclado».

Con la grafomotricidad, agrega, se desarrollan la discriminación auditiva y visual, la organización espacio-temporal, la correcta presión y prensión del instrumento de escritura y el dominio de la mano, entre otras habilidades.

Para saber: Un colegio donde los alumnos escriben sus libros de texto

P.Q./M.T. MADRID
En el colegio público Padre Coloma de Madrid no hay libros de texto. O, mejor dicho, los elaboran a mano los propios alumnos en sus cuadernos. Además de suponer un ahorro, ello obedece a la importancia que el centro da a la caligrafía. «Aprender a escribir no solo implica aprender las letras y los números, sino también habilidades como el control motor, la memoria y la capacidad de procesar pensamientos coherentes en un orden lógico», opina la directora, Carmen Pascual.
Al escribir a mano, señala, «se piensa más lo que se está diciendo». «La buena caligrafía refleja orden, y no solo en la escritura, sino orden para resolver los problemas de la vida», sostiene. Los libros actuales, especialmente en Educación Infantil y en los primeros cursos de Primaria, «que es cuando tienen que adquirir esta destreza, no promueven la escritura. Apenas escriben en ellos y ése es el motivo por el que los hemos suprimido y sustituido por la elaboración de sus propios libros», explica.
Pese a la tendencia general a arrinconar la escritura a mano en la educación, otras iniciativas tratan de impedir que se pierda la caligrafía. En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, las pruebas de Lectura, Escritura y Aritmética (LEA) y la Prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables (Prueba CDI) incluye dictados en la parte escrita. Además, cada año se convoca un concurso de narración y poesía en el que es obligatorio escribir a mano los trabajos.

Comparte este articulo:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Categorías
Ciencia, Tecnología y Ambiente Ciencias Sociales Comunicación EDUCACIÓN Educación para el Trabajo Educación Primaria Educación Secundaria PALESTRA Personal Social TUTORÍA Y ORIENTACIÓN EDUCACIONAL

El proceso de estudio y las nuevas tecnologías (Artículo)

Comparte este articulo:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Javier Sánchez Mendías. Psicopedagogo

Tradicionalmente, el proceso de estudio ha ocupado un segundo lugar frente al protagonismo de su producto final. En los últimos años, los modelos teóricos del aprendizaje y las nuevas tecnologías han buscado la eficiencia del estudio en la calidad y en la riqueza del procedimiento. Todo proceso eficiente deberá ser personal, fundamentado en las competencias y las capacidades individuales, fruto de la experiencia, de la praxis y del análisis de cada sujeto. Este argumento, no se contrapone a la necesidad de establecer unas directrices generales de las que la persona pueda partir para configurar una buena metodología de estudio.El Proceso de estudio

Kelly (1982) entendía que «estudiar” implicaba sobre todo «aplicar las facultades mentales para la adquisición, comprensión y organización del conocimiento”. En su definición se puede observar una clara tendencia cognitiva del proceso. Sin embargo, este proceso no puede ni debe limitarse exclusivamente a lo cognitivo sino que tiene la obligación de acercarse más a los aspectos personales, funcionales y tecnológicos.

Una de las principales rémoras que tienen las técnicas de estudio es la fortaleza de las ideas erróneas extendidas entre los alumnos, destacando las siguientes:

1. Categorizar las técnicas de estudio como un método único, estándar e impersonal.

2. Etiquetar a estas estrategias como fórmulas salvadoras para aprender empleando el menor esfuerzo y el mínimo tiempo.

3. Interpretarlas como un recurso de emergencia ante la falta de tiempo.

Estos sesgos promueven una concepción y una utilización inadecuada de las técnicas que se convierten en una leyenda más que en una realidad, ya que la negatividad de los resultados obtenidos perpetúa estas tendencias de pensamiento.

Por otro lado, es preciso incidir en los factores implicados en el desarrollo de un buen método de estudio, clasificándolos en dos grandes grupos:

1. Factores externos

– Contenidos.

Los contenidos deben estar adecuados al nivel de desarrollo cognitivo del sujeto y tener una organización interna lógica en su presentación. Es fundamental no romper la secuencia de aprendizaje de conceptos ya que se crean dificultades de comprensión e interpretación.

– Lugar

La zona de estudio debe ubicarse en una habitación tranquila, silenciosa y con una temperatura adecuada. La mesa debe ser amplia y estar ordenada. Los útiles de estudio estarán organizados y disponibles antes de sentarse a estudiar. La iluminación, ya sea natural o artificial, debe llegar por el lado opuesto al de la mano con la que se escribe. La existencia de elementos llamativos que capten la atención y la colocación de la mesa de estudio cerca de una ventana exterior deben evitarse.

– Tiempo

Estudiar todos los días dentro de un horario predeterminado ayuda a crear una habituación al estudio.
La valoración cualitativa debe prevalecer sobre la cuantitativa partiendo del principio de rentabilidad.
Nuestra atención fluctúa cada 45 o 60 minutos por lo que necesitamos hacer descansos de 5 o 10 minutos entre las sesiones de estudio que superen estos tiempos referenciales.

– Organización
La tarea de estudio debe ser una responsabilidad más que no debe ocupar más tiempo del estrictamente necesario y que debe permitir atender a otras tareas sin necesidad de renunciar a ellas. Para ello, es recomendable realizar un plan de estudio que incluya, junto a todas las tareas cotidianas, la fracción del día que se va a dedicar a estudiar.

2. Factores internos.

– Lectura

El proceso lector es la herramienta básica que permite acceder al significado de los contenidos mediante dos subprocesos:

a) La Decodificación: consiste en la atribución de sonidos a la combinación de la serie de grafías que configuran un texto.

b) La Comprensión: se basa en la interpretación y acceso al significado de la información decodificada.

Una de las principales dificultades de aprendizaje que padecen los alumnos tiene su origen en la inadecuada adquisición y aplicación de la lectura. De ahí, la importancia de subsanar estas carencias en las edades tempranas para evitar problemas de compleja solución en el futuro.

Tras la conclusión de la actividad lectora, es recomendable mencionar las principales técnicas de extracción y organización de información que permiten al estudiante distinguir lo sustancial de lo irrelevante.

– Subrayado.

Se debe comenzar a subrayar en la segunda lectura basándose en las ideas o anotaciones que hayamos realizado previamente en los márgenes.
No deben subrayarse párrafos completos sino palabras clave o frases cortas.
Se recomienda emplear lápiz bicolor y regla.

– Resumen

Busca la reducción del texto pero manteniendo su significado, apoyándose en los mismos términos empleados por el autor y en el subrayado.

– Esquema

Es la representación de la información prestando atención a sus elementos más significativos. Su elaboración favorece la comprensión, el papel activo del alumno, la creatividad y la acción de repaso.

– Mapa conceptual

Promueve la organización e interrelación de los conceptos empleando representaciones visuales que facilitan la organización y recuperación de la información. Su utilización fomenta la capacidad de análisis y estructuración de la información y la creatividad.

– Memoria

Se trata de un proceso psicológico que permite al sujeto mantener activa la información presentada por periodos de tiempo variables. La memoria a corto plazo, también llamada memoria de trabajo, se caracteriza por tener una capacidad y permanencia de la información limitada, permaneciendo activa mientras se mantenga la repetición. Una vez cesa esta acción repetitiva, la información se desvanece y no es posible recuperarla.

Por el contrario, la memoria a largo plazo, también llamada permanente, se caracteriza por disponer de una capacidad ilimitada y por permitir recuperar la información sin necesidad de recurrir a la repetición. Para ello, es necesario que el individuo establezca conexiones entre la información ya existente en su estructura de conocimiento y los nuevos contenidos a interiorizar. La facilidad para recuperar lo aprendido dependerá en gran medida de la riqueza de las conexiones. El problema del olvido y las dificultades para recordar obedecen a la creación relaciones cognitivas frágiles que se debilitan con el paso del tiempo y con la escasa o nula utilización de las mismas. Así pues, es importante que se promuevan acciones que permitan establecer redes de conocimientos interrelacionadas que favorezcan el acceso a lo aprendido por numerosas vías. Los esquemas y los mapas conceptuales refuerzan este planteamiento.

– Atención

Es el proceso psicológico que permite concentrarse en aquellos estímulos que se consideran trascendentes mientras se ignoran otros que se estiman irrelevantes. Por consiguiente, la atención favorece la selectividad de la información. Una de las dificultades más habituales entre los estudiantes es su incapacidad para aislar, de su entorno físico y psíquico, los estímulos atractivos que les impiden fijar su atención en la tarea de aprendizaje. Es necesario, por tanto, que exista una buena predisposición hacia el estudio asumiendo que el espacio temporal reservado a este cometido no se vea invadido por estímulos distractores.

– Motivación

Es una de las asignaturas pendientes dentro del sector educativo. La motivación invita a llevar a cabo iniciativas y proyectos, a realizar acciones e implicarse con mayor o menor interés en las tareas. Si esta motivación está basada en factores externos, existirá un desarrollo inestable de la misma ya que no tiene su origen en una iniciativa particular sino promovida por una propuesta estimulante externa y que tiene un ciclo muy corto. La verdadera motivación debe ser interna ya que es el propio sujeto el que plantea sus objetivos en función de sus aspiraciones y su autoconocimiento.

Incidencia de las nuevas tecnologías.

Las estrategias de aprendizaje tienen la necesidad de adaptarse a las nuevas tecnologías y a las nuevas formas de enseñanza. Hoy en día es un hecho irrefutable que los recursos informáticos están presentes en la vida profesional, familiar y educativa de nuestra sociedad, favoreciendo el acceso, la búsqueda y la aproximación a una gran cantidad de información de un modo sencillo. Por ello, es esencial que los alumnos, para desenvolverse en este nuevo contexto, aprendan competencias:

a) De acceso: Conocimiento de referentes en los que esté disponible la información como enciclopedias multimedia e Internet.

b) De búsqueda: Conocimiento de los buscadores y metabuscadores más utilizados y sus características básicas.

c) De evaluación y análisis: No toda la información disponible ofrece calidad y credibilidad. Hay que someterla a un análisis crítico.

d) De organización: Establecimiento de una metodología de trabajo estructurada que permita sacar la máxima rentabilidad al tiempo.

El hecho de que las nuevas tecnologías hayan irrumpido con fuerza, en todos los sectores de la vida actual, es un realidad y el sector educativo tiene la obligación de adaptarse a este nuevo contexto adecuando e interrelacionando las estrategias de aprendizaje y estudio tradicionales con las nuevas opciones tecnológicas.

Al margen de la facilidad de acceso a la información, también hay que destacar otras aplicaciones como los programas conocidos como procesadores de texto y los de representación o presentación. Ambas referencias han supuesto una gran mejora en la elaboración y presentación de materiales junto con una sustancial simplificación de las técnicas más habituales de extracción de la información.

Fuente: Educaweb.com
www.Maestro21.org
Comparte este articulo:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print