Categorías
CIENCIA Y TECNOLOGÍA EDUCACIÓN

Así Será la Universidad del Futuro

Comparte este articulo:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

En uno de nuestros artículos más populares del pasado año hablamos sobre las Profesiones del Futuro y qué estudiar para ellas. Hoy, sin embargo, queremos pararnos a analizar el paso anterior, es decir, imaginarnos cómo será la Universidad del Futuro.

La Universidad de Nueva York (NYU) encomendó la misión de predecir cómo serán las universidades del futuro a un grupo de profesores y emprendedores, dentro del marco de unos debates sobre el futuro de la educación superior. El presidente de la NYU, John Sexton, el profesor de la Harvard Business School, Clayton Christensen, y Zach Sims, cofundador de Codecademy, debatieron cómo las nuevas tecnologías educativas y el aprendizaje virtual impactan sobre el modelo tradicional de educación.

Durante la discusión surgieron ideas muy variadas pero todos coincidieron en algo: “Estamos viviendo un momento de reestructuración radical de la enseñanza superior. El status quo ya no es una opción”. A continuación os detallamos algunas predicciones sobre cómo será la universidad del futuro para que así puedas saber si estás o no preparado para afrontar estos nuevos retos.

La Tecnología y la Universidad del Futuro

Según las previsiones, la universidad se someterá a diversas transformaciones, que la afectarán no sólo en lo físico, sino también en la forma de enseñanza.Esto no quiere decir que la universidad tal como la conocemos vaya a desaparecer, pero sí que va a cambiar notablemente. Te desvelamos 6 claves:

La-universidad-del-futuro-y-las-tecnologías-educativas

1. Descubriendo Nuevos Talentos

Actualmente mucho talento se pierde porque no sabemos identificarlo o aprovecharlos. “Si supiésemos cómo utilizar la tecnología de forma apropiada, podríamos usarla para descubrir nuevos talentos”, dice Sexton.

La tecnología puede ayudar a ofrecer directrices de gestión académica capaces deidentificar y apoyar a los buenos estudiantes de cualquier parte del mundo, especialmente a los que tienen menos recursos para acceder a una buena universidad. Las nuevas tecnologías también ayudarán a garantizar una mayor equidad en el acceso al conocimiento a través de la formación en línea y de la democratización y el intercambio de la información.

2. Hacia la Democratización de la Educación

Muchas de las universidades que tenemos hoy en día son caras y tienen una capacidad limitada. En este sentido, podemos hacer una comparación con el ciclo de vida de un producto: “inicialmente los productos y servicios son caros y complicados; solo los ricos tienen acceso a ellos”, dice Christensen citando el caso de las primeras computadores y televisores lanzados en Estados Unidos durante los años 50 y 60. “Posteriormente, poco a poco, cada vez más personas comienzan a tener acceso a estos nuevos productos. Esta misma lógica se puede aplicar a la educación”.

Universidad-del-Futuro-Democratización-1024x649

En algunos años, la educación a distancia será una opción más para muchas personas; éste es el camino hacia la democratización de la educación. Según Christensen, “las primeras personas que se aventuraron a la enseñanza en línea fueron aquellos que no podían asistir a instituciones de prestigio como la NYU. Para ellos, la opción de la educación a distancia era mejor que nada”.

3. Más Práctica que Teoría

Diversos estudios ponen de manifiesto que dos tercios de los estudiantes que actualmente completan cualquier grado no están preparados para acceder al mercado laboral y requieren de formación adicional. Las universidades deberían centrarse más en preparar a los estudiantes para la vida real. Es decir, en ofrecer pruebas y simulaciones de lo que los estudiantes van a encontrarse una vez que salgan fuera de la institución educativa.

“Todavía estamos enfocados en proporcionar un modelo de cursos de dos a cuatro años en los que no se trabajan las habilidades que los estudiantes necesitan desarrollar para conseguir un trabajo”, dice Sims de CodeAcademy.

Muchos cursos están empezando a insertar programas en los que los estudiantes miran más allá de la teoría y ponen el énfasis en la parte práctica. Pero, aun así, en muchos casos esto no es suficiente, por lo que las instituciones educativas, junto con los profesores y los propios estudiantes, deben trabajar juntos para proponer y desarrollar una solución efectiva. Esto es uno de los principales retos de la educación y de la universidad del futuro.

4. Estudiar será una Experiencia Descentralizada

“Al principio, cuando las universidades surgieron, cuando el estudiante quería oír a alguien hablar, tenía que estar en la misma habitación que la persona que habla y cuando quería tener acceso a un libro, tenía que ir a la biblioteca. Pero esto ya no tiene sentido”, Wenger.

Universidad-del-Futuro-Descentralización

Reflexionando sobre esta frase, hoy en día tenemos acceso a miles de bibliotecas virtuales, libros electrónicos e intercambio de información en general que derriba cualquier barrera física. Cada vez más, con el avance de la tecnología, nuevas ideas surgirán para ofrecer una experiencia universitaria totalmente nueva.

5. La Universidad del Futuro no se parece a la Universidad del Presente

“Si usted piensa en la universidad actual, lo que se le viene a la mente son las estructuras rígidas que forman parte de la rutina académica: el concepto de clase, por supuesto, pero también de disciplina, de departamento. Sin embargo, ninguno de ellos es real. Lo que es real son los alumnos. El conocimiento de las cosas es real. Ser capaz de trasmitir este conocimiento también es algo real. La gente, en el futuro, va a encontrar formas alternativas de enseñar estas cosas”, comenta Shirky.

Algunos proyectos ya muestran como puede ser la universidad del futuro. Así, el proyecto Polymath es uno de los ejemplos citados por Shirky, ya que se diferencia de otras universidades digitales por “enfocarse en educar a los estudiantes para completar un proyecto”.

6. Financiación Flexible

A menudo, la inversión que se requiere para completar un título universitario se convierte en una barrera para el estudio, especialmente en estos días en los que tener un título no significa tener un trabajo después de la universidad.

Financiación-Universidad-del-futuro

Andre Dua, de la consultoría McKinsey & Company, aconseja a los gobiernos locales que estimulen a las universidades a crear programas de financiación y predice que los préstamos univerisarios del futuro se devolverán cuando el alumno empiece a trabajar y alcance un determinado nivel salarial.

Fuente:http://www.examtime.es/universidad-del-futuro/

www.Maestro21.org

Comparte este articulo:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Categorías
EDUCACIÓN

La universidad del futuro

Comparte este articulo:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Un nuevo concepto gratuito de educación a distancia está cambiando la forma de estudiar y de intercambiar conocimiento.

Dentro de cincuenta años, la mitad de las universidades de Estados Unidos dejarán de existir.

Más que nada, porque la tecnología que está impulsando ese cambio, Internet, llegó para quedarse y nada la podrá detener.universidad del futuro

Es lo que predice el escritor norteamericano Nathan Harden en el reportaje The End of the University as We Know It, publicado en la revista The American Interest en su número de enero/febrero de este año.

Según Harden -autor de Sex & God at Yale: Porn, Political Correctness, y Good Education Gone Bad (St. Martin’s, 2012)-, el acceso a la educación a nivel universitario será gratuito, el campus universitario residencial estará obsoleto, el título de grado universitario será cada vez más irrelevante y, dentro de diez años, en Harvard se inscribirán diez millones de estudiantes.

Aunque parecen predicciones exageradas, hay una realidad que no se puede obviar: la llegada de Internet ha cambiado significativamente la industria de la información y todo lo que tiene que ver con el intercambio de conocimiento. Algo que, precisamente, es lo que se hace en las universidades.

Una nueva tendencia

La realidad para el futuro, según señala Harden en su artículo, es que tendremos que aceptar el inevitable hecho de que el salón de clases tal y como lo conocemos hoy día, eventualmente será virtual. De hecho, prestigiosas universidades estadounidenses, como Harvard, Massachusett Institute of Technology (MIT) y Stanford, entre muchas otras, llevan años ofreciendo diferentes cursos en línea.

“Se trata de un innovador concepto que plantea una nueva forma de educar, de acercar la educación superior a la gente, no importa dónde se encuentre”, señala el psicólogo industrial y organizacional José Miguel Justel, director general de Universia en Puerto Rico, la mayor red iberoamericana de colaboración universitaria que integra a 1,216 universidades e instituciones de educación superior en 23 países.

Precisamente, esta organización acaba de crear una plataforma de educación a distancia, Miríada X, para ofrecer lo que se conoce como Massive Open Online Courses (MOOC), cursos en línea gratis en español y portugués, de las principales universidades españolas y portuguesas de toda América Latina.


Según Justel, se trata de una tendencia que comenzó a principios de la década del 2000 en universidades como MIT y Harvard.

Precisamente, el educador señala que Universia se interesó en el concepto porque va atado a uno de los roles que tiene la organización: impulsar iniciativas que apoyan la educación superior.

“Universia apuesta a que la verdadera transformación de la sociedad surge a través de la educación. Estamos apostando a este concepto para crear alianzas con universidades en Iberoamérica”, añade Justel.

Es también una modalidad de estudio que puede ayudar a que las personas pierdan el miedo a matricularse en cursos que se ofrecen a través de Internet, señala por su parte la doctora Gloria Baquero, presidenta de la National University College (NUC), institución educativa privada que ofrece grados asociados y bachillerato en áreas de la salud y que cuenta con cinco recintos en la Isla.

NUC, de hecho, se unió a la red Universia para ofrecer estos cursos. El primero de ellos, Conducta Organizacional, cubre tópicos como manejo de conductas en los grupos de trabajo y la cultura corporativa, así como sus implicaciones en el desempeño organizacional. Hasta el jueves pasado, 1,500 estudiantes se habían matriculado, según Baquero.

“Nos interesamos en esta modalidad porque queremos demostrar que tomar un curso en línea no es difícil, que es muy conveniente y que ofrece la oportunidad de ampliar conocimientos”, agrega Baquero, quien resalta la ventaja de que son gratuitos.

Masivos y en línea

universidad del futuro2

Los cursos tradicionales que normalmente se han ofrecido en Internet tienen un costo de matrícula, conllevan créditos y hay un límite de personas que se pueden matricular para asegurar la interacción de estudiantes con los profesores.

En contraste, los MOOC, usualmente son gratis, no hay crédito y son masivos. Quiere decir que se puede inscribir gente de todo el mundo, por lo que tiene el potencial de tener miles de participantes en un solo espacio virtual.

Se trata de una modalidad de estudio, explica Justel, que se ha ido gestando gracias a otras tendencias en el mundo de la capacitación y educación a través de Internet.

Un MOOC también está compuesto por docentes, lecturas, materiales de apoyo, actividades y evaluaciones. La diferencia radica en la forma en que estas se dictan, tanto en el espacio (no presencial) y en el tiempo, que depende de cada estudiante-participante de los cursos, quienes moldean libremente sus procesos educativos a base de sus necesidades.

Otra de sus características es que es abierto, no hay contraseñas de acceso ni materiales restringidos. Además, todos los MOOC son gratuitos, aunque algunas instituciones que los ofrecen cobran si la persona pide una certificación.

“Tradicionalmente, el sistema de educación implica que los estudiantes se matriculen, que puedan cumplir con unas cuotas y con unos prerrequisitos para entrar a la universidad y estar en un salón de clases. Pero con este tipo de educación a distancia, cualquier persona puede matricularse en pocos minutos sin tener que pagar ni un centavo; es un concepto totalmente diferente”, opina Justel, quien destaca que se trata de una nueva tendencia mundial en la educación.

No obstante, está de acuerdo que hasta hace poco había reservas sobre la validez de este tipo de educación. Más que nada, porque había una preconcepción de que no era de calidad.

Pero Justel estima que hoy día ya no es así. “Eso ha cambiado mucho y sigue cambiando. Aunque no lo queramos admitir, la tecnología está guiando dramáticamente este cambio, así que creemos que la educación a distancia va a estar disponible a más personas; esto llegó para quedarse”, agrega, tras subrayar que el sistema se ha ido perfeccionando y hay más refinamiento en cuanto a la modalidad de ofrecer estos programas.

Además, añade Baquero, este tipo de curso ofrece la posibilidad de que todo aquel que lo desee, pueda seguir educándose de forma gratuita y con la comodidad de que lo adapta a su horario y necesidades.

“Es una gran oportunidad para aquellas personas que, aunque no les interesa estudiar una nueva carrera, quieren aprender algo diferente o ampliar conocimientos que lo pueden ayudar en su trabajo. Hay un mundo de posibilidades”, afirma Baquero.

Plataforma abierta

Para ofrecer la modalidad de MOOC, Universia creó Miríada X, una plataforma centrada en este servicio que cuenta con la colaboración de 1,242 universidades socias de más de 23 países de Iberoamérica.

Los cursos están agrupados en categorías, como geografía, historia, psicología, ciencias tecnológicas, ciencias de la tierra y del espacio, ciencias médicas, ciencias agrarias y ciencias de la salud entre otras.

Entre ellas se encuentran temas como Programación de Aplicaciones en Android, Búsqueda en Internet, Competencias Digitales Básicas, Educación digital del futuro, entre muchas otras.

De hecho, Justel resalta que el proyecto Miríada X arrancó el pasado 10 de enero con la participación de 18 universidades iberoamericanas que impartirán 58 cursos MOOC.

A los seis días de su puesta en marcha Miríada X superó los 10,000 registros y las 20,000 inscripciones en los cursos. Y en menos de un mes, se convirtió en Miríada X 10 al alcanzar las diez miríadas (100,000) de usuarios registrados y más de 180,000 inscripciones. En Puerto Rico, la división online de National University College (NUCO), es la primera institución en ofrecer un curso en ofrecer un curso en Miríada X.

“Gracias al gran trabajo de los casi 200 profesores de los equipos docentes de las universidades socias de Universia, ya han arrancado los 20 primeros cursos, que abarcan más de 100,000 de las inscripciones. Casi 60,000 alumnos han comenzado a trabajar en los módulos”, agrega Justel.

Otras plataformas

• Udacity (www.udacity.com), creada por David Stavens y el profesor de la Universidad de Stanford, Sebastian Thrun a principios del año pasado. Más de 150,000 estudiantes se matricularon en el curso de introducción a inteligencia artificial que ofreció Thrun el otoño pasado.

• MITx (www.edx.org), plataforma de educación masiva del Massachusett Institute of Technology (MIT).

Coursera (www.coursera.org), creada por Andrew Ng y Daphne Koller (ambos involucrados en la educación a distancia de la Universidad de Stanford). A finales del año pasado había llegado a más de 1.7 millones de estudiantes matriculados y 29 universidades adscrita a la plataforma. Entre ellas, la Universidad de Pennsylvania, Columbia, Brown y Princeton, así como otras fuera de Estados Unidos, como la Universidad de Edimburgo o la Universidad de Toronto.

• edX (www.edx.org), iniciativa desarrollada por el MIT y la Universidad de Harvard. En otoño del año pasado ya contaba con 370,000 estudiantes en su primer curso oficial.

• Miríada X (www.miriadax.net), creada por Universia y la única que ofrece cursos en español. Cuenta con la colaboración de 1,242 universidades socias de más de 23 países de Iberoamérica.

Algunos beneficios

• Es una excelente herramienta para mejorar el desarrollo académico y profesional de la población adulta.

• Permite concluir los estudios postergados.

•Flexibilidad de horarios, lo que facilita la organización del tiempo del alumnado respetando la vida familiar y las obligaciones laborales.

• Es gratuita o supone bajo costo.

 

Maestro21.org

Fuente: http://www.elnuevodia.com/launiversidaddelfuturo-1446279.html

Comparte este articulo:
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print